Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

GENTE

- MÚSICA PARA LA REINA MADRE

La familia real inglesa celebró la noche del miércoles la mayor fiesta conjunta de cumpleaños recordada en el castillo de Windsor al son de tres orquestas bien distintas. Elizabeth, la reina madre, que será centenaria en agosto, fue recibida en el salón Waterloo a los acordes de su canción favorita: Un ruiseñor trinó en Berkeley Square. La melodía es de los años cuarenta, pero la noche era todavía muy joven cuando la orquesta The Gramophones dio el último acorde. Para los huéspedes menos veteranos, la banda de Lester Lamin interpretó luego música bailable. Sus colegas de la moderna Chance Band ofrecieron al final temas de Elton John y Tina Turner, y los invitados, entre los que estaban los reyes de España, no se marcharon hasta bien entrada la madrugada. Antes de la gran fiesta, la soberana, Isabel II, cenó con 80 de sus parientes más cercanos. Aunque tanto sus hijos Ana y Andrés como su hermana, Margarita, festejaban también sus aniversarios, el primer brindis del ágape fue para su nieto Guillermo. El príncipe era el único que los cumplía de verdad el pasado día 21, pero no estaba presente porque tenía un examen de arte. Un detalle en el que no parece haber reparado ninguno de los organizadores del feliz encuentro. Por cierto que la prensa nacional ha subrayado que la reina Isabel II pagó de su bolsillo los casi 28 millones de pesetas que costó. Concluido el festejo, la soberana cumplió ayer con sus citas habituales, que la llevaron a las carreras de un Ascot azotado por el viento.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de junio de 2000