Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ciscaristas impugnan el congreso socialista de Camp de Morvedre y abandonan la asamblea

Los ciscaristas impugnaron ayer el congreso comarcal de los socialistas de Camp de Morvedre y abandonaron la asamblea tras constatar que los críticos contaban con mayoría suficiente para lograr los dos delegados en disputa al congreso federal del PSOE. Tras la marcha de 30 de los 66 delegados, el congreso comarcal prosiguió y se eligió a Gloria Calero y Antoni Gaspar como delegados en la única lista presentada. Fuentes del PSPV temen que los seguidores de Ciprià Ciscar hayan iniciado una estrategia de impugnaciones generalizadas ante su pérdida de influencia.

La impugnación del sector ciscarista al congreso del Camp de Morvedre se argumentó bajo la premisa que la secretaria comarcal, Gloria Calero, era juez y parte, puesto que una impugnación anterior presentada por el mismo sector y aceptada por la gestora del PSPV venía firmada por la dirigente socialista, que también es coordinadora del área de Organización de la dirección provisional del País Valenciano. Pese a que la mesa de acreditaciones cumplió con la decisión de la gestora y obligó a tomar en consideración la impugnación previa de los ciscaristas -que forzó a reducir el número de delegados al congreso de 75 a 66- los partidarios de Ciscar se negaron a participar en la asamblea y presentaron nuevos recursos, que no impidieron el desarrollo del acto.La tensión precongresual tendrá hoy su continuidad en otros congresos comarcales del PSPV. El grupo de alcaldes socialistas de la comarca de L'Horta Sud conocido como G-4 (Quart, Alaquàs, Benetússer y Xirivella), opuestos a que el ex secretario federal de Organización Ciprià Ciscar siga representando a la comarca, acuden hoy a la asamblea comarcal que designará los representantes al congreso del PSOE con el apoyo previo de la mayoría de los delegados. Según fuentes del G-4, en la noche del jueves un total de 67 de los 109 delegados que acudirán hoy al congreso firmaron un manifiesto en favor de la candidatura de la alcaldesa de Quart de Poblet.El congreso comarcal de L'Horta Sud es uno de los 11 cónclaves socialistas que hoy se celebran para designar a los delegados del PSPV que acudirán el próximo mes de julio al 35º congreso del PSOE. El resultado de L'Horta Sud, feudo tradicional de Ciprià Ciscar, será el primer indicador para conocer la influencia de quien fue todopoderoso secretario de Organización del PSOE, tras la estrepitosa derrota electoral de las últimas generales y la dimisión de Joaquín Almunia que arrastró a toda la ejecutiva federal.

Aunque ayer el secretario general de la comarca de L'Horta Sud, el ciscarista Víctor Fuentes, mantenía sus esfuerzos por lograr que se presente una única candidatura de consenso encabezada por Ciprià Ciscar, los partidarios del G-4 insisten en la necesidad de superar las etiquetas para aglutinar a la comarca y reclaman una renovación. Ayer se especulaba en medios socialistas de la comarca que, en caso de confirmarse que no cuenta con la mayoría, Ciscar renunciaría a encabezar una candidatura para dejar el primer puesto al secretario comarcal Víctor Fuentes, que asumiría el desgaste en caso de ser la lista minoritaria.

La pérdida de influencia de los ciscaristas ha provocado nuevas situaciones. El secretario comarcal de L'Horta Nord, Francisco Ruiz, explicó ayer que no va a volver a las reuniones de la gestora del PSPV, que preside Francisco Granados, aunque no presentará su dimisión formalmente. "No quiero montar líos, ni jaleos, pero creo que no vamos [en la gestora] a ser capaces de dar solución al tema [del socialismo valenciano]. El fracaso que se lo apunten quienes están [en la dirección provisional]", dijo Ruíz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2000

Más información

  • Los alcaldes opuestos a Ciscar en L'Horta Sud aseguran tener la mayoría de delegados