Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

Osasuna supera el examen cardiológico para volver a Primera

Lotina consigue su segundo ascenso

A Osasuna le van las sensaciones fuertes y las respuestas débiles.El jugueteo con el ascenso, finalmente conseguido, puso a prueba la cardiología futbolística del Sadar. Seis años después, Osasuna retorna a Primera División apelando al filo de la navaja. El gol madrugador del Recreativo y los resultados del Salamanca y del Mérida le fueron apretando y apagando el interruptor del ascenso sin que Osasuna supiera despertar futbolísticamente ante un rival que controló los nervios con mayor autoridad.En el pórtico de la historia, seis años después de su último fracaso, decidió tirar 45 minutos por la borda y jugarse el ascenso al viejo estilo: jugadas a balón parado, forcejeo permanente y desorden continuado. En el caos arrastró al Recreativo, el hermano pobre del partido, el intruso de la fiesta pamplonesa, que sin embargo había aprovechado el tiempo para marcar un gol que iniciaba el periodo de suspense.

OSASUNA 2RECREATIVO 1

Osasuna: Emilio; Cruchaga, Yanguas,Mateo; Alfonso, Orbaiz, Iban Pérez (Trzeciak, m. 52); Álex Fernández (Markovic, m. 52), Ángel Luis (Palacios, m. 68), Alfredo; e Iván Rosado.Recreativo: Diezma; Torres, Galán, Pedro Nieto, Cordón (Tinoco, m. 67); Soto (Varilla, m. 73), Molina , Fran, José (Moreno, m. 73); Quino y Bodipo. Goles: 0-1. M. 12. Bodipo escapa por la derecha tras hacer falta a Ibán y cede a Quino. Su pase horizontal lo empuja a la red José. 1-1. M. 54. Penalti de Nieto a Iván Rosado que transforma Orbaiz de tiro raso. 2-1. M. 65. Trzeciak empalma en la boca de gol un saque de esquina. Árbitro: Amilburu Santamaría. Amonestó a Rosado, José, Molina, Cordón, Alfredo y Fran. 20.000 espectadores en el Sadar. Se guardó un minuto de silencio (que no fue respetado por un sector del público) por el asesinato del concejal del PP en Durango (Vizcaya) Jesús María Pedrosa. El público invadió el campo antes de acabar el partido.

Seis años afectan no sólo al juego sino a la memoria. Osasuna tenía abandonada la lección de la presión ambiental y encajó el golpe con un hundimiento absoluto. El Recreativo tenía calma, toque, organización y puntería. Osasuna, nervios, zapatazo, desorden y deriva absoluta. Cuando el Salamanca marcó el primer gol, el Sadar enmudeció. El marcador rompía el sueño; el juego de Osasuna anunciaba pesadilla. El colectivo rojillo asumió sin rechistar una inferioridad manifiesta. No aparecía Alfredo (el jugador guía del equipo) y Rosado estaba demasiado solo para resolver por su cuenta. El Recreativo se acercaba a la permanencia, antes y después del gol de José, porque actuaba con sentido común y capacidad de sorpresa.

Pero Osasuna no ha perdido todas sus esencias. Tocó a arrebato y a balón parado decidió regresar al partido y a la Primera División. El Recreativo había controlado todo el juego aéreo del partido. No contaba con Iván Rosado, un jugador pequeño y zascandil que se fabricó un penalti en un instante. Orbaiz, campeón del mundo sub 18, asumió la responsabilidad como un veterano.

Trzeciak, un polaco internacional, curtido en mil batallas, aprovechó un saque de esquina para subir el segundo gol al marcador, después de que el colegiado, a instancias del árbitro auxiliar, anulara un gol a Alfredo por mano previa. Osasuna había anulado al Recreativo con el corazón. El conjunto onubense ratificaba, con el descenso a Segunda B, el mal momento del fútbol andaluz. Osasuna proponía con su ascenso algunas situaciones históricas insólitas. Por vez primera coincidirán en Primera División Athletic, Real Sociedad, Alavés y Osasuna. Lotina sumará su segundo ascenso y Ángel Luis, el tercero. Todos consecutivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2000