Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

Camacho se resigna por el Mundial

El técnico justifica su renuncia a llevar a Sydney "a los mejores" por el inicio del clasificatorio

José Antonio Camacho renuncia a llevar futbolistas de la selección absoluta a los Juegos de Sydney, se resigna a no contar "a los mejores". El técnico se ha rendido al calendario y a la amenaza de una polémica latente entre la Federación y los clubes. La coincidencia de fechas entre los Juegos y el inicio de los partidos de clasificación para el Mundial de Japón y Corea, es la causa de la marcha atrás, según el entrenador. La selección debuta contra Bosnia el 2 de septiembre, jugará contra Israel el 7 de octubre, y el 11 de ese mes visitará a Austria. Estos tres partidos de la absoluta casi se superponen al calendario de los Juegos Olímpicos, cuyo torneo de fútbol se jugará entre el 13 y el 30 de septiembre.El pasado noviembre, Camacho aseguró que si España se clasificaba para los Juegos, haría uso de todos sus derechos para confeccionar la mejor selección posible. Así se lo hizo saber al propio presidente del Comité Olímpico Español, Alfredo Goyeneche. Y la mejor selección posible incluiría a algunos hombres fijos de la selección absoluta, como Raúl y Etxeberria, que cumplen los requisitos (haber nacido con posterioridad al 1 de enero de 1977), más los mejores tres mayores de 23 años de la Liga, derecho que concede el reglamento y al que se acogerán sin ir más lejos Brasil o Argentina.

Este mismo fin de semana, el secretario general de la FIFA, Michel Zen-Rufinen, ha recordado que los seleccionadores tendrán libertad para confeccionar la mejor selección que deseen de cara a los Juegos: "Si el jugador convocado para Sydney no se presenta con su selección será suspendido con carácter inmediato, y, si estando sancionado, juega con su equipo algún partido, éste será considerado nulo". Camacho, sin embargo, ha optado por no utilizar sus derechos para ahorrarse dolores de cabeza. Serán los componentes del equipo sub 21, los que el pasado jueves garantizaron la presencia española en Sydney, los que acudirán a la cita olímpica. Y sin refuerzos de ningún mayor.

Camacho se desdijo ayer, en el aeropuerto de Gotemburgo, de sus tajantes afirmaciones del año pasado. El técnico explicó que sería traumático implicar a los mismos jugadores en dos competiciones -la clasificación para el Mundial y los Juegos- casi simultáneas, y que se desarrollarán en dos hemisferios distintos. "Los volvería locos", ponderó. "Los sub 21 son responsabilidad de Iñaki Sáez", dijo. "Además, no quiero mezclar a la sub 21 con la selección mayor; quiero que actúen por separado. Sería una locura llevar de Europa a Australia a los jugadores. Una cosa son los Juegos y otra la clasificación para el Mundial". El técnico evita con esta medida un enfrentamiento seguro con los clubes y hasta con los propios futbolistas. Porque si Camacho hubiera optado por acudir a Sydney con hombres como Raúl, Guardiola o Hierro, habría privado al Madrid y al Barcelona de jugadores capitales durante más de un mes, y coincidiendo con el comienzo de la Liga (10 de septiembre), la Copa, y la Liga de Campeones.

La idea de separar los intereses de la selección absoluta y los de la sub 21 no fue producto de un pacto entre la Federación y la Liga. Al menos, eso es lo que aseguró el sábado el director general de la Federación, Gerardo González, que dijo que "hasta mediados de julio" no se reunirá con los clubes para debatir asuntos relacionados con el calendario de la próxima temporada. González recordó que España se había quedado sin medalla en los Juegos de Atlanta, después de caer derrotada ante Argentina en cuartos: "Nosotros llevamos a Aranzábal, José Mari, De la Peña, Raúl... y Argentina tenía un equipazo, incluso llevaron a Simeone. Pero nosotros consideramos que acudir a los Juegos debe ser un premio para los que han conseguido la clasificación", dijo.

La decisión de Camacho de reservar los Juegos para la selección sub 21 suaviza el conflicto con los clubes, pero no lo anula del todo. Está el madridista Íker Casillas -figura en la absoluta, pero jugó con la sub 21 algunos partidos y Camacho ya anunciado que estará en Sydney-, también los azulgrana Xavi, Pujol y Gabri, los valencianistas Angulo y Gerard, los espanyolistas Tamudo y Toni Velamazán... Y están, claro, José Mari y Farinós, del Milan. El club italiano, que puja igualmente por Gerard, animará el debate. Es ahora paradójicamente el más perjudicado por los intereses de la selección española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2000