El euro se recupera y sube a 0,93 dólares ante el temor a otra caída en Wall Street

Los inversores han vuelto su mirada hacia el euro temerosos de que la Bolsa de Nueva York repita los descensos de las últimas semanas. El jueves, los índices Dow Jones y Nasdaq de Wall Street registraron recortes del 2% y el 2,1%, respectivamente, y ayer el euro se recuperó hasta superar los 93 centavos de dólar en el mercado, por encima de los 91 centavos a los que había llegado la víspera.Las declaraciones del presidente del Bundesbank alemán, Ernst Welteke, que ayer se mostró "inquieto" por la debilidad del euro, dispararon los rumores sobre una intervención en favor de la divisa europea, lo que también contribuyó a su apreciación. El Banco Central Europeo (BCE) no hizo comentarios al respecto, como es habitual.

Por el contrario, el economista jefe del Banco Central Europeo, Otmar Issing, declaró que entre los objetivos de la autoridad monetaria no está perseguir una cotización determinada para el euro. Admitió que su depreciación "puede llevar a un problema de confianza de la opinión pública".

La apreciación ayer de la divisa europea se produjo a pesar de unas declaraciones del presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, en las que defiende el derecho de cualquier moneda integrante del euro a dejar de formar parte de la divisa europea "en circunstancias excepcionales" y sin hostilidad. Prodi quiso dejar así la puerta abierta a la entrada de la libra, pero sus declaraciones han creado estupor en Bruselas al producirse precisamente cuando la divisa europea atraviesa momentos muy delicados por su pérdida de valor frente al dólar.

Prodi, en una entrevista al semanario conservador británico Spectator, reconoce que esa posibilidad no está contemplada en los tratados europeos, pero afirma que la libra esterlina podría dejar el euro de la misma manera que el Estado de Tejas podría dejar el dólar "aunque eso no está previsto por la Constitución americana".

El objeto aparente de Prodi era dar tranquilidad a los británicos y reforzar las posibilidades de que la libra se integre en el euro al dejar la puerta abierta a la posibilidad de una marcha atrás. Pero ese objetivo es también dudoso que se esté cumpliendo. El nuevo presidente de la Bolsa de Londres, Don Cruickshank, se declaró ayer "sorprendido al oírle haciendo esas observaciones". "A mi entender eso es contrario al Tratado de Roma", declaró a la BBC Radio.

El conservador John Redwood, regocijado, se preguntó: "¿Para qué entrar en el euro si crees que tendrás que salir? No quiero ni pensar el coste que tendría cambiar de moneda dos veces".

Prodi realizó las declaraciones en una entrevista concedida al diputado conservador Daniel Hannan y publicada en el semanario Spectator, de ideología muy conservadora. En la entrevista, Prodi pronostica que, pese a las dudas de la opinión pública, el Reino Unido se integrará en el euro.

Puerta abierta a la libra

"Ocurrirá como con el mercado interior. Ustedes [los británicos] estuvieron en contra durante mucho tiempo. Y entonces, en una semana, se decidieron: 'Estos terribles continentales compran y venden mucho'. Quizá ahora también cambien de opinión", pronostica Prodi.

El portavoz de la Comisión Europea confirmó ayer la veracidad de las declaraciones de su presidente, aunque discrepó de la interpretación de que sea una invitación a poder dejar el euro después de haber entrado. "Es legalmente imposible hoy y totalmente inconcebible, política y económicamente, después de los enormes esfuerzos que se han hecho para crear la moneda europea", dijo el portavoz.

"No se ha abierto ninguna puerta y el marco jurídico continuará exactamente igual. La Unión Europea y su presidente tienen absoluta confianza en el futuro del euro", añadió. Luego admitió que, aunque legalmente no está previsto, en la práctica sí puede darse ese caso, intentando de esa manera no desmentir en realidad las declaraciones de su superior jerárquico.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS