Ex socios y allegados al 'número dos' de Unió lograron 790 millones de la Generalitat

El escándalo sobre el reparto de los fondos para formar desempleados salpica ya al número dos de Unió Democràtica de Catalunya, el secretario de Organización Josep Sánchez Llibre, mano derecha del líder de Unió Josep Antoni Duran Lleida. Cinco centros de ex socios, antiguos empleados y parientes de Sánchez Llibre recibieron 790 millones de pesetas de los fondos que repartía, en nombre de la Generalitat catalana, el consejero de Trabajo y hoy presidente de Unió, Ignasi Farreres. Por su parte, Sánchez Llibre afirma: "Yo no tengo nada que ver con esos centros, aunque sí conozco a esas personas".

Cinco centros que reciben subvenciones de la Generalitat para formar parados pertenecen a ex socios y personas relacionadas con Sánchez Llibre. En total, han recibido 790 millones de pesetas en el periodo 1994-1999 de la Consejería de Trabajo, controlada políticamente por Unió.La existencia de un entramado de academias de formación de parados en torno a la figura del secretario de Organización de Unió se basa en su proximidad a los titulares de esos cinco centros y en que también hacían informes para el Consorcio de Turismo de Cataluña cuando era dirigido por el democristiano Joan Cogul, investigado en los tribunales.

Muchos de esos antiguos socios y empleados son de Vilassar de Mar, como Sánchez Llibre, y han mantenido negocios con el secretario de Organización de UDC y con su familia. Los fondos otorgados a centros "próximos" a Sánchez Llibre tienen una circunstancia común: reciben sus fondos en su primer año de actuación como centros de formación, con una sola excepción, que es Efedi.

El primer caso próximo a Sánchez Llibre es el de la Escuela de Formación Ocupacional de la Dona, en Tarragona, que recibió de Trabajo 239 millones en los últimos seis años. El administrador de este centro es Salvador Rovira Caballero, ex socio de Sánchez Llibre en Consultores de Organización Contable, hasta que el 25 de julio de 1991 Sánchez Llibre vendió su participación y se dedicó plenamente a la política.

El segundo caso es el de Josep Górriz Aparicio, administrador de la academia Efedi, Servipost y responsable de Prodotec, que recibieron en total 491 millones en los últimos seis años. Górriz Aparicio es apoderado de la empresa Building Catalunya, una inmobiliaria de la familia, administrada por Daniel Sánchez Llibre, hermano del secretario de Organización, y presidente del Real Club Deportivo Espanyol.

Por otra parte, el ex cuñado de Sánchez Llibre, Victor M. Lorenzo, es titular de Gestumer, que recibió 60 millones de Trabajo. Este centro comparte domicilio con la fundación, ligada a Unió, Fesec, que recibió de Trabajo 231 millones en seis años.Tras el escándalo de los fondos de Trabajo, que se desató en la primera mitad de 1999, algunos de los afines a Sánchez Llibre han vendido sus participaciones en los centros y otras entidades no recibirán este año subvenciones del departamento de Trabajo, que controla Unió desde que se creó, en 1980.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Departamento de Trabajo de la Generalitat reparte los fondos para formación de parados, que se nutren en un 45% con la aportación del Fondo Social Europeo. Desde 1994 hasta 1999 se han repartido en Cataluña 125.681 millones para ayudar a los parados a formarse y encontrar nuevos trabajos. De ese total, unos 48 centros de formación relacionados con Unió obtuvieron 13.837 millones.

La oposición ha fracasado dos veces en el intento de crear una comisión investigadora en el Parlamento autonómico, con los votos en contra de CiU y del PP. Ahora ha vuelto a pedirlo.

La Sindicatura de Cuentas, organismo de control de los fondos públicos repartidos por Trabajo, recibió hace año y medio el encargo de analizar el proceso de reparto, pero ha alegado falta de medios para ejercer ese control, por lo que sus trabajos están paralizados. Simultáneamente, el Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona investiga varias denuncias de irregularidades relacionadas con fondos públicos europeos y españoles del empresario andorrano Fidel Pallerols, propietario de tres centros que recibían fondos de Trabajo.

En la documentación incautada en sus oficinas aparecen indicios de posibles pagos a destacados militantes y dirigentes de UDC e incluso directamente al partido. El caso se encuentra bajo el secreto de las actuaciones.

Los beneficiados también realizaban informes para Turismo

Los ex socios de Sánchez Llibre y empleados de sus negocios familiares también cobraron cantidades menos significativas en concepto de informes realizados para el Consorcio de Turismo de Cataluña, cien por cien propiedad de la Generalitat, en la época en que este ente estaba gestionado por políticos de Unió Democràtica.El juzgado de instrucción número 11 de Barcelona investiga malversación de fondos públicos y desaparición de documentos en el Consorcio de Turismo y mantiene imputado a su director Joan Cogul, militante de UDC. En relación al caso, ha prestado también declaración Josep Cerveró, antiguo director general de turismo de la consejería de Turismo que dirigía Lluis Alegre, destacado dirigente de Unió.

Según una certificación enviada al Parlament de Cataluña por el actual responsable de Comercio, Industria y Turismo, Antoni Subirà, empresas de los tres hombres próximos a Sánchez Llibre percibieron fondos por informes.Los trabajos van desde asuntos como el agroturismo al papel de los ayuntamientos en la promoción del turismo. Los tres hombres de negocios relacionados con el secretario de organización de Unió también compartían su versatilidad para emitir informes técnicos sobre el turismo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS