Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas plantean la implantación de una 'ecotasa' a la industria turística valenciana

Que la industria turística y el visitante accidental colaboren en el sostenimiento del medio ambiente, que degradan, y en la consecución de los recursos hídricos necesarios para dar cobertura a su actividad. Es el objetivo que persigue el Grupo Socialista de las Cortes Valencianas con la proposición no de ley que ha redactado para implantar en la Comunidad tasas para recaudar fondos destinados a la regeneración de espacios naturales y construcción de infraestructuras hidráulicas. Así, la ecotasa gravaría las pernoctaciones, y el ecobono sería de carácter voluntario.

Toda actividad económica, y en especial la turística, lleva aparejada su correspondiente coste medioambiental. Para que ese sector contribuya directamente en el sostenimiento de programas de regeneración y la construcción de infraestructuras hídricas, el diputado socialista Francisco Pérez Baldó ha redactado una proposición no de ley que su grupo podría tramitar ante la Mesa de las Cortes esta misma semana. Su propuesta consiste en implantar en la Comunidad una ecotasa similar a la que ya tramita el Gobierno balear, que se plantea imponer un nuevo impuesto que gravaría las pernoctaciones en establecimientos turísticos con una tasa media de un euro diario.Para el PSPV, dos serían los problemas que plantea la actividad turística, desde el punto de vista medioambiental: la sobreocupación de la franja litoral, con la consiguiente degradación de espacios naturales por la presión humana, y la demanda creciente de recursos hídricos. "Sería razonable implicar a la industria turística, que se beneficia de los espacios naturales privilegiados como elemento decisivo de su oferta, y que el turista también contribuya al sostenimiento de los gastos que su visita ocasiona, y que no tienen reflejo en la factura que abona", señala la propuesta.

Los socialistas parten de la base de que esos problemas obligan a realizar fuertes inversiones públicas a las que hace frente la Generalitat, y por ende los contribuyentes como destinatarios finales de la factura. Por ello se pide la "colaboración" del sector empresarial que se beneficia directamente, y la aportación económica del visitante accidental.

'Ecotasa' o 'ecobono'

La proposición no de ley para establecer un nuevo tributo, al que siempre se han opuesto los empresarios hoteleros, plantea una doble vía para recaudar fondos destinados a programas medioambientales. Pérez Baldó deja a criterio de los diputados autonómicos la implantación de una ecotasa, que tendría carácter obligatorio y supondría gravar al turista a través de su billete de avión, la factura del hotel o la minuta del restaurante; o un ecobono, de carácter más voluntario, cuya gestión y recaudación correspondería a la industria de hostelería, y que el visitante estaría "moralmente" obligado a suscribir.

Esta última propuesta consistiría en que la Generalitat emitiera anualmente una cantidad determinada de bonos, fraccionados en participaciones de un euro, con presupuestos de gasto vinculados a proyectos ecológicos concretos.

"Esos ecobonos", señala la proposición, "serían suscritos, necesariamente, por la totalidad de los agentes económicos que de forma directa o indirecta participan y se benefician del fenómeno económico del turismo", de forma objetiva y en proporción a su facturación del año anterior. Después serían los establecimientos, por el método que estimen, quienes ofertarían a sus clientes la compra voluntaria de bonos, que en el reverso describirían los proyectos que sufragarán su aportación.

Francisco Pérez Baldó reclamará esta misma semana la firma de tres compañeros de grupo para tramitar la proposición no de ley, en la que reclama consultas y estudios previos de los departamentos de Turismo, para la puesta en vigor del nuevo impuesto, y de Hacienda, para que defina la figura turística aplicable y la viabilidad del tributo como instrumento financiero. Por último, se reclama a la Consejería de Medio Ambiente que convoque a los grupos ecologistas para completar información y garantizar su colaboración para definir el destino de lo que se recaude.

La propuesta reactivará un viejo debate en el sector turístico, donde las opiniones están divididas entre los que mantienen que los visitantes deben colaborar económicamente en el mantenimiento de servicios, sostenimiento medioambiental y construcción de infraestructuras, y quienes, por contra, sostienen que todo gravamen a sus visitas detraería el flujo de turistas a la costa valenciana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 2000

Más información

  • Proponen que el visitante contribuya al sostenimiento del medio ambiente