Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del Colegio de Médicos presenta su candidatura para seguir en la organización

El Colegio de Médicos de Madrid, el más numeroso de España, con casi 30.000 colegiados, elige junta directiva el próximo 22 de junio. La primera y única candidatura presentada es la del presidente, el ginecólogo José Zamarriego, y el plazo para optar al cargo termina el lunes. Zamarriego llegó a este puesto prometiendo auditorías, pero sólo ofreció la primera, que destapaba algunas irregularidades económicas del anterior equipo. Miles de colegiados, descontentos con la gestión, han replicado dejando de pagar sus cuotas. La morosidad alcanza a más del 10% de los colegiados.

El mandato de Zamarriego fue polémico desde el principio. La decisión, en el último momento, de retirar las urnas de los hospitales, donde quizá se hallaba el grueso de los potenciales votantes de la llamada Candidatura Cajal, quizá la más progressista, movió a dicha candidatura a impugnar el resultado de las elecciones. Dada la exasperante lentitud de la justicia, el caso sigue en manos de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Madrid.El propio Zamarriego protestó contra la retirada de las urnas hospitalarias que hizo el anterior presidente, Javier Matos, pero, finalmente, ganadas las elecciones, aceptó el resultado.

Zamarriego cumplió su primera promesa. Una auditoría, encargada en cuanto accedió al cargo, en marzo de 1996, demostró la "mala situación administrativa" que sufría el colegio, con una deuda de 2.702 millones de pesetas, además de la contraída con la Organización Médica Colegial de 441 millones. La auditoría señaló finalmente algunas extrañas partidas, como gastos no justificados de 366 millones, o la adquisión de una base de datos llamada Cóndor y de la que después nunca más se supo, que costó unos 200 millones de pesetas.

"Después de aquello, nunca más se nos ha vuelto a rendir cuentas, a pesar de la prometida transparencia informativa", dice un colegiado moroso que se niega a pagar por convicción y que ahora ve con impotencia cómo la directiva está reclamando por vía judial el pago de las cuotas (la colegiación médica es obligatoria), por lo que no quedará más remedio que pagar.

Para Zamarriego, el porcentaje de disidentes es inapreciable. En su momento admitió que 4.800 colegiados no pagaban, pero asegura que ahora el número ha disminuido. Algunos colegiados morosos dicen que puede haber hasta 7.000 colegiados que se niegan a pagar. Zamarriego asegura que ha habido auditorías posteriores, pero ni los colegiados las han recibido ni tampoco este periódico, que las pidió reiteradas veces tras mantener un encuentro con la directiva.

En la presentación de su candidatura, Zamarriego abordó, sin embargo, ayer la cuestión económica asegurando haber reducido la deuda colegial en 1.100 millones y se han cerrado los tres últimos años con un superávit de 600 millones.

El Colegio de Médicos de Madrid, que aglutina a 28.500 facultativos, maneja un presupuesto anual de 1.200 millones. En los últimos años, según el internista Mario Martínez, candidato a tesorero, ha disminuido ligeramente este presupuesto, al haberse reducido en un 10% la cuota para todos los colegiados, un 25% para los más jóvenes y el 100% para los sin empleo. Un 0,7% del presupuesto anual es destinado a colaboración con ONG.

Para los próximos cuatro años (los estatutos, aprobados por la junta directiva saliente, limitan a dos mandatos consecutivos la presidencia y su junta directiva), el programa de Zamarriego propone conseguir el fin de las interinidades, "un problema cuya solución viene aplazando la Administración desde hace años". Otros retos son la aplicación de la carrera profesional y la creación del estatuto marco y el estatuto profesional.

23 puntos de votación

Zamarriego, presidente de honor de la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología (SEGO), instó a los colegiados de Madrid a participar en estas elecciones, que tradicionalmente han contado con una tasa de participación del 15%. Para facilitar esta tarea se han instalado 23 puntos de votación en centros de salud y hospitales de toda la Comunidad de Madrid, además de la propia sede colegial y de la posibilidad del voto por correo.

En la junta directiva de su candidatura, Zamarriego presenta dos vocalías de nuevo cuño: las de médicos en desempleo y médicos no asistenciales (que trabajan en la docencia, investigación, industria farmacéutica, etcétera).

El cardiólogo Leandro Plaza Celemín abandona la vicepresidencia, que es asumida en la nueva candidatura por el analista Carlos Lozano, anterior secretario general, cargo para el que figura como candidato el médico de familia José María Lobos, anterior responsable de una vocalía. Los cargos de presidente y secretario general tienen dedicación preferente al colegio, según rezan los estatutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de mayo de 2000

Más información

  • Miles de colegiados no pagan las cuotas y critican a Zamarriego por no rendir cuentas