Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jugadores del Deportivo piden a la afición que rebaje su euforia

El deportivismo ya siente el título en sus manos, y la euforia se está instalando en A Coruña, una ciudad engalanada con los colores azul y blanco de su equipo donde las entradas para el partido contra el Espanyol están agotadas desde la semana pasada. La plantilla pide a la afición que no se deje llevar por la euforia y recuerda que la Liga aún no ha acabado."Nosotros estamos tranquilos y la situación es muy favorable, pero no nos gustaría que hubiese demasiada euforia", advirtió el centrocampista Mauro Silva, uno de los veterano de la Liga perdida en 1994. Djalminha abundó en los mismos argumentos: "No nos vamos a dejar llevar por el clima de euforia que hay entre la gente".

La presencia de Djalminha en el equipo titular del viernes es una de las grandes incógnitas por las duras críticas de Irureta tras ser expulsado contra el Zaragoza por quitarse la camiseta para celebrar un gol. El jugador no quiere controversias y se limitó a señalar: "Si ganamos la Liga, será el título más importante de mi carrera por las dificultades que hemos tenido que pasar para lograrlo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de mayo de 2000