Miguel Hermoso rueda en Andalucía 'Fugitivas', una película sobre la marginación y la esperanza

Una delincuente traicionada y una niña abandonada a su suerte a las que el destino ha unido en una persecución desesperada por Andalucía; dos personas que tratan de sobrevivir en medio de un mundo hostil y amenazador y que finalmente, "en el sur del sur", encuentran una esperanza. El director Miguel Hermoso rueda estos días en la localidad sevillana de Carmona Fugitivas, un filme de producción andaluza interpretado por Laia Marull, Beatriz Coronel, María Galiana, Juan Diego, Miguel Hermoso Arnao, Jesús Olmedo y Niña Pastori

Fugitivas, producida por Antonio Pérez, de Maestranza Films, es la primera película que el cineasta granadino realiza en Andalucía. Puente Genil, Tarifa, Puerto de Santa María, Chipiona, Cádiz, Caños de Meca, Algeciras, Carmona y Madrid son las localizaciones del rodaje, que se inició hace cinco semanas y está previsto que concluya a finales de abril. "Es una historia de personajes marginados, perseguidos y acosados que luchan desesperadamente por sobrevivir, buscando un refugio que acaban por encontrar en Tarifa, el sur del sur", explicó ayer Hermoso, director de los largometrajes Truhanes y Como un relámpago. El realizador describió Fugitivas como un drama "con un punto de comicidad y mucha acción".

La película, con un prespuesto de 350 millones de pesetas, narra la huida de una joven delincuente, Tony (interpretada por Laia Marull), que acaba de cometer un atraco en un despacho de loterías de Madrid y es convencida por su novio, Juanjo (Jesús Olmedo) para traicionar al resto de la banda y escapar con el dinero. Juanjo ha recibido además el encargo de su hermana prostituta de llevar a su hija Laura (Beatriz Coronel, de siete años, elegida en un casting de 500 niñas), junto a su padre, un cantaor flamenco fracasado que vive en Andalucía y que encarna Juan Diego. Pero la joven es engañada por su novio, que la abandona junto a la niña, con los otros dos miembros de la banda (Miguel Hermoso Arnao y Roberto Cairo) y la policía pisándoles los talones.

Éste es el primer papel protagonista para Marull, que ha trabajado a las órdenes de Salvador García Ruiz en Mensaka, y de Antonio Hernández en Lisboa. "Tony es una chica dura que se ha montado una coraza alrededor, una joven del extrarradio de la ciudad que se les ha tenido que apañar sola desde niña, pero esa coraza va desmontándose poco a poco", señaló. María Galiana es la tía del cantaor, que acoge a ambas y les ofrece otra vida. "Ascensión es una mujer muy humana y un poco fantasiosa, marchosa y flamencona, pero sin caer en el tópico. Es todo corazón, aunque tiene sus pegas, no es la típica buenaza", comentó la actriz sobre su personaje.

Juan Diego, el padre de la pequeña, forma parte del cuadro flamenco de Niña Pastori, que hace de sí misma ("Me apetecía hacer una película así: sólo digo dos o tres frases y el resto canto, que es lo que yo sé hacer", dijo la cantaora). Para Diego, el suyo es un personaje "delicaíllo, un cantaor atormentado, que se mete en líos de mujeres y con el que se corre el riesgo de ser previsible".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS