Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mejor actuación del guardameta más bombardeado de la Liga

"No soy el salvador de nada. Yo me limito a hacer lo que tiene que hacer un portero: parar". Ahí empieza y acaba el discurso habitual de Iker Casillas, un tipo que a sus 19 años no admite bajo ningún concepto que le cuelguen etiquetas. Pero los números se empeñan en llevarle la contraria. Porque ayer, en Anoeta, Casillas salvó al Madrid no ya de una derrota, sino incluso de una goleada que se ganó a pulso el equipo blanco. Treinta veces remató la Real y 16 de esos lanzamientos encontraron el objetivo de la portería. Uno fue gol, otro se fue al palo, en un balón despejado por Iván Campo hacia su propia meta, y los otros 14 encontraron las manos o las botas de Casillas, que si bien estaba acostumbrado a trabajar de lo lindo en un Madrid que se agujerea con una facilidad pasmosa, nunca se vio en una parecida a la de ayer.Ayer fue el colmo. Casillas volvió a mostrarse intratable en el uno contra uno, lo que no resulta noticioso. Cuatro balones sacó arrojándose a los pies de los delanteros, en un lance del juego en el que se ha revelado como un verdadero especialista. Y en los momentos definitivos, cuando el partido enfilaba la recta final y la Real se iba arriba descaradamente en pos de la victoria, apareció Casillas en su mejor versión, estirándose para sacar el disparo cercano de Sa Pinto (m.81) y, sobre todo, volando hacia su palo derecho para despejar el lanzamiento de falta de Aranzabal (m.90).

Casillas estaba acostumbrado a trabajar, pero no tanto. Cierto es que los equipos rivales suelen bombardearle un día sí y otro también, como demuestra el que no haya en la categoría un portero con tanto trabajo como él. Pero nunca como ayer. En el total de los 20 partidos que ha disputado, Casillas ha tenido que detener 98 disparos, lo que arroja una media de 4,9 por partido. Pues bien, ninguno de los otros porteros de la categoría se acerca ni por asomo a esas cifras. El rayista Keller sería el segundo en una hipotética clasificación por paradas realizadas, 4,25 por encuentro. El Madrid busca portero para la próxima temporada. Ya ha atado a César y suspira por Molina, pero ninguno de ellos lo tendrá fácil si Casillas sigue repitiendo actuaciones como la de ayer, que no darán victorias al Madrid, que lleva tres empates seguidos, pero que al menos atenúan el oscuro papel desarrollado por sus compañeros, algunos de los cuales intervinieron menos en el juego que su portero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de abril de 2000