Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bono resta importancia a no ser diputado para convertirse en líder de los socialistas

"Hay científicos que han demostrado que a este lado de la puerta de los leones del Congreso hay vida política", aseguró ayer en Toledo José Bono, presidente de Castilla-La Mancha, y hasta ahora el único dirigente del PSOE que ha dicho estar dispuesto a ser el próximo secretario general y líder del partido. "Nada es insignificante y todo tiene relevancia", respondió a Efe Bono cuando se le preguntó sobre las dificultades que tendría para hacer oposición al Partido Popular un secretario general del PSOE que no fuera diputado.A juicio del presidente castellano-manchego, "probablemente sea conveniente ganarle a la derecha no sólo en las votaciones del Congreso, que va a ser muy difícil, sino en la calle". Puntualizó que no presentará su candidatura "si eso supone una división o una grave dificultad para el partido", para añadir que no piensa "dar ni un paso hacia atrás". "Estoy dispuesto a trabajar para ganar las elecciones en el 2004", dijo tajante.

Bono prefiere no estar en la gestora que dirigirá el partido hasta el congreso de julio porque, afirma, que "hay compañeros que están más preparados y tienen más tiempo" que él y no quiere "aparecer como el que se hace el imprescindible".

Lo más relevante para los próximo meses, dijo, es que los socialistas no olviden que "el objetivo del PSOE es ganarle las elecciones el PP en el 2004" y pongan por ello cuanto antes "punto final" a los conflictos internos "con serenidad y naturalidad". "Lo que no podemos hacer", añadió, "es ganarnos la partida los unos contra los otros: Guerra a Borrell y Borrell a Bono, Bono a Chaves y Chaves a González, e Ibarra a otros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de marzo de 2000

Más información

  • LA CRISIS DEL PSOE