Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 'ipón' de campeonato

Descalzos sobre el tatami -el escenario del combate-. Dos karatecas cara a cara. Combate decisivo en la final por equipos de la 18ª edición del Trofeo Internacional de Kárate Villa de Madrid. David Ortega, de la selección nacional, clava su mirada en los ojos de su contrincante, del equipo japonés. El saludo de rigor, una ligera inclinación hacia delante. El árbitro gesticula con los brazos y marca la señal que da inicio al combate. Tres minutos de pelea por delante. Parecen eternos. En teoría, sólo se marcan los golpes en el cuerpo del enemigo. Pero alguno llega a impactar. El japonés sangra por la nariz. El árbitro detiene el combate. El médico atiende al deportista. Le pone algodones en las fosas nasales. Sigue la pelea. El español aprovecha su mayor técnica para marcar más golpes y sumar más puntos. Acaba el combate. El marcador refleja la victoria del español. Ha logrado cuatro puntos frente a los dos del japonés.Es la tercera victoria en los cinco combates que se disputan en la final y España se proclama vencedora de uno de los trofeos más importantes del mundo.

Japón, Estados Unidos y España son las selecciones que competían ayer en categoría masculina. En la femenina, los mismos, además del equipo francés. Cerca de 2.000 espectadores acudieron al Pabellón de Deportes de la Comunidad de Madrid para jalear a España.

La selección tambien venció en la categoría femenina con una destacada actuación de la karateca Gloria Casanova, que no cedió ni un solo punto en los dos combates que disputó en el torneo. La selección japonesa fue su rival en ambas finales.

El kárate es un arte marcial originario de la ciudad japonesa de Okinawa, Japón. "Ellos tienen mucha tradición, pero nosotros les hemos ganado desde 1992 en todos los campeonatos importantes", aseguró ayer Marcos Fernández, del equipo de casa. Este deportista se enfrentó a un norteamericano en la fase de clasificación. En un momento del combate le barrió las piernas, lo tiró al suelo y le marcó un golpe de puño en el rostro. Lo que se llama un ipón, una llave que vale por dos valiosos puntos en un combate. Estados Unidos, actual campeona panamericana, perdió contra España por 3-0 (tres victorias y dos empates).

David Luque, de 31 años, bicampeón mundial de kárate, en la categoría de menos de 60 kilos, explicó: "La precisión y la técnica en los golpes son las claves del kárate, además de tener una buena forma física". Y una rapidez endiablada. El seleccionador nacional, José María Martín, advertía a sus pupilos: "Estáis más al espectáculo que a lo que tenéis que estar. Concentraos porque es importante que no os castiguen, quedan muchos campeonatos por delante", les gritó. Se centraron y ganaron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de marzo de 2000

Más información

  • España gana el Trofeo de Kárate Internacional de Madrid, donde compite la élite mundial