Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una treintena de miembros de Joventut Valencianista anuncia su inminente ingreso en el Partido Popular

Una treintena de jóvenes miembros de la entidad cívica Joventut Valencianista anunciaron ayer a través de un comunicado remitido a Europa Press su intención de afiliarse al Partido Popular en los próximos días. Los jóvenes aseguran que su incorporación al PP ha sido "avalada" por Maria Àngels Ramón-Llin, actual consejera de Agricultura y en su día vicepresidenta de Unión Valenciana, y por el diputado autonómico David Serra, que fuera presidente de Nuevas Generaciones del PP en la Comunidad Valenciana.El comunicado de JV explica que "la valiente" decisión que han adoptado la treintena de militantes de la entidad cívica persigue "la posibilidad de profundizar en la valencianización de la opción política mayoritaria" y "la real ejecución de un amplio espectro de mínimos valencianistas con una incidencia relevante para todo el pueblo valenciano".

Los jóvenes valencianistas recuerdan que el PP de la Comunidad Valenciana "apostó de manera decidida por el valencianismo político como punto de partida para configurar las políticas que se desarrollan desde las instituciones donde se tiene la responsabilidad de gobernar".

JV era originalmente el sector juvenil de Unión Valenciana, pero una serie de enfrentamientos con Vicente González Lizondo, entonces presidente del partido regionalista, derivó en su expulsión colectiva a lo largo de 1994. Los expulsados se constituyeron en entidad cívica y siempre han mantenido una actitud bastante tolerante respecto a cuestiones como el conflicto lingüístico en relación con las tesis oficiales del partido.

Héctor Villalba, presidente de UV desde octubre de 1995 hasta el año pasado, se acercó a los dirigentes de JV para intentar reincorporarlos a la militancia activa en el seno del partido regionalista. Fuentes oficiales de la actual UV aseguran que los miembros de la entidad cívica jamás recuperaron su condición de militantes de pleno derecho por cuestiones administrativas.

El anuncio de la incorporación al PP del grupo de militantes valencianistas se suma al goteo de militantes que sufre UV desde los primeros compases de la precampaña. Lola Crespo, presidenta de la agrupación local del partido en el barrio de Russafa y aspirante a encabezar la candidatura de UV al Congreso en las próximas elecciones, abrió la primera brecha de recientes afiliaciones al PP en compañía de Ximo Díaz, destacado dirigente del partido en la ciudad de Valencia. Vicente Úbeda, histórico secretario de UV en la provincia de Valencia, siguió sus pasos días después.

Társilo Piles, uno de los fundadores de UV y ex presidente provincial del partido en Valencia hasta las pasadas elecciones municipales y autonómicas, se limitó a renunciar a la militancia la pasada semana y dejó en el aire su futura colaboración con otras fuerzas políticas.

José María Chiquillo, actual presidente de UV y candidato al Congreso, se mostró optimista y reiteró ayer que cada fuga va acompañada de un número similar de incorporaciones al partido procedentes de todo el espectro del valencianismo político.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 2000