Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peor rival de Felipe Reyes

Hacía tiempo que ningún rival conseguía superar a Felipe Reyes, uno de los máximos culpables de que Estudiantes guarde en las vitrinas del Magariños la tercera Copa del Rey de su historia. Pero el joven pívot estudiantil, de 19 años, se ha encontrado con un inesperado enemigo que le ha tumbado de golpe. Mononucleosis se llama la enfermedad que ha afectado a quien es una de las grandes sensaciones del baloncesto español, al que tan difícil resultaba parar en la cancha como calcular hasta dónde llegaría su magnífica progresión."Se trata de un proceso vírico que afecta sobre todo a las vías respiratorias y que podría llegar a dañarle órganos como el hígado y el bazo". Así se expresaba Andrés Soriano, médico del club, que en el mismo momento en que emitió el diagnóstico decidió tomar todas las precauciones posibles. Antes de que Estudiantes viajara a Polonia, donde se enfrentó ayer al Wloclawek en la Copa Korac, sometió a toda la plantilla a un análisis, por si no era sólo el menor de los hermanos Reyes el afectado por el virus.

Y del mal el menos. Sólo era Felipe, que estará de baja cerca de un mes por culpa de una enfermedad que le va a obligar a guardar reposo absoluto. Además, los médicos le han aconsejado que hable lo menos posible, para evitar cualquier complicación. Los primeros síntomas surgieron a finales de la pasada semana, pero aún así Felipe actuó el sábado contra el Breogán. Pero el domingo se sintió morir. Los médicos descubrieron que el problema iba más allá de una gripe y se pusieron en guardia ante una enfermedad, como todas las de origen vírico, que no está exenta de recaídas y que ha frenado en seco la evolución de un tipo que, como aseguraron ayer en el club, estaba en el mejor momento de su vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2000