Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Decimos 'no' a la política de mercado"

Veinticinco años después de haber lanzado el primero de los llamamientos que culminaron con la unión de todos los grupos y partidos socialistas catalanes, unos 250 protagonistas de aquel hito se reunieron ayer en una sala del Palau de la Música para conmemorar la efeméride. Eran los fundadores de Convergència Socialista de Catalunya (CSC), una organización que luego confluyó en el PSC-Congrés y, con otros partidos, alumbró luego el actual PSC (PSC-PSOE).Entre los miembros de aquella Convergència Socialista estaban muchos de los que luego han figurado durante años entre los principales dirigentes del PSC. Dos de ellos tomaron la palabra ayer para echar una ojeada al camino recorrido: Isidre Molas y Raimon Obiols.

Molas destacó que la aventura de crear Convergència Socialista dejó un grato recuerdo en quienes la vivieron. "Teníamos el sentimiento de que hacíamos algo que dependía de nosotros", dijo. Y lo que hacían se resumía en lo que más adelante, recordó, llevaron como eslogan a unas elecciones: proclamaban su voluntad de construir una Cataluña "libre, próspera y sin clases".

Los momentos fundacionales son los mejores de la vida, afirmó después Obiols, y para la generación de socialistas que vivió el de 1975, el reto es ahora enlazar con las generaciones siguientes. Para ellas quiso dejar claro que la generación fundadora del PSC era de izquierdas y moderada, pero no centrista. "Hemos dicho sí a la economía de mercado, pero decimos no a la sociedad de mercado y no a la política de mercado".

Este apunte sobre la evolución de la forma de hacer política apareció también en muchas otras intervenciones que siguieron a las de Molas y Obiols. Hubo censuras a la burocracia del PSC y a la ausencia de crítica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de enero de 2000

Más información

  • Unos 250 fundadores conmemoran el 25º aniversario de Convergència Socialista