Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tocino deja sin financiación la desaladora de Marbella en contra del criterio del PP provincial

El Ministerio de Medio Ambiente gastará 40.248 millones de pesetas en obras hidráulicas en los próximos cuatro años dentro del denominado Plan Málaga, que incluye actuaciones para la mejora del abastecimiento humano y de regadíos. El plan ha dejado excluida la desaladora de Marbella, pese a que todos los grupos políticos habían solicitado su inclusión en el mismo a propuesta del Partido Popular (PP). La ministra, Isabel Tocino, justificó ayer la negativa del Gobierno a financiar la planta construida por orden de Jesús Gil "porque nunca se contó con él".

La Mancomunidad pidió al Gobierno la inclusión de la desaladora en el Plan Málaga por acuerdo plenario en sesión monográfica el pasado 28 de diciembre. La deuda que acumula ya la desaladora de Marbella, construida cuando Gil presidía la Mancomunidad, ronda los 10.000 millones de pesetas entre el coste de obras e intereses. El PP de Málaga había cuantificado las inversiones del plan presentado ayer por Tocino en torno a 50.000 millones de pesetas, pero al final son 10.000 menos. La ministra explicó ayer que la desaladora "no es responsabilidad de un Gobierno con el que nunca se ha contado" y consideró "prácticamente imposible" que la Unión Europea pueda asumir la financiación de una infraestructura ya terminada. Tocino se quejó además de que la desaladora de Marbella se haya construido a un precio muy superior al de mercado y consideró su ejecución "una actuación totalmente atípica de un alcalde atípico que no ha reunido los trámites de legalidad".

Tampoco el PP de Málaga comparte con Tocino esta visión, y el propio Sánchez Bracho considera que la desaladora es "muy importante" porque garantiza el abastecimiento en caso de sequía. El presidente de la Mancomunidad anunció ayer que, una vez rechazada su propuesta por el Ministerio de Medio Ambiente, intentará "una presión amistosa" ante el Ministerio de Economía y Hacienda para conseguir los fondos necesarios y evitar que al final sean los consumidores quienes paguen la desaladora.

El Plan Málaga, presentado por Tocino a dos meses de las elecciones generales y autonómicas, contempla una serie de actuaciones que ahora se consideran prioritarias y que están planteadas desde hace años. Las principales actuaciones para el abastecimiento son la construcción de una planta desalobradora que haga bebibles los recursos del bajo Guadalhorce, el recrecimiento del pantano de La Concepción hasta casi doblar su capacidad actual, la conexión de la ciudad de Málaga con la Costa del Sol Occidental y una pequeña presa de 25 hectómetros cúbicos en Cerro Blanco. En regadíos, se construirán 80 kilómetros de tuberías en el Guadalhorce que permitirán el riego por goteo.

Tocino reconoció que no se podrá cumplir el plazo de la directiva europea para que el 1 de enero de 2001 las ciudades de más de 15.000 habitantes tengan saneamiento integral, pero culpó de la situación a los gobiernos socialistas: "En 1996 nos encontramos que no había hecho nada, ni proyectos ni cuantificación económica". Según Tocino, que pareció haber entrado en precampaña electoral, el esfuerzo hecho por el PP es "el más grande imaginable" y ha permitido que en Málaga se hayan licitado el 30% de las obras de saneamiento en toda España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2000

Más información

  • La ministra de Medio Ambiente anuncia 40.000 millones en obras hidráulicas para Málaga