_
_
_
_

La Asamblea de Izquierda Unida reelige coordinador a Romero con un discreto 62,7%

Las previsiones se cumplieron y Antonio Romero obtuvo el doble apoyo de la XII Asamblea de IU para su candidatura a la Junta y la reelección como coordinador. Pero el grado de respaldo no fue el mismo: en la primera votación logró un amplio 78,4% y en la segunda un discreto 62,7%. La CUT-BAI, el partido de Juan Manuel Sánchez Gordillo, presentó lista alternativa para el Consejo Andaluz (25,5% de los votos) por su oposición a pactar con el PSOE. Precisamente la posible alianza con los socialistas ha sido el catalizador de la asamblea, en la que los adversarios de Romero renunciaron desde un principio a presentar batalla por la cercanía electoral. El coordinador se comprometió a celebrar referendos de los futuros acuerdos con el PSOE.

Más información
El nombre de Los Verdes seguirá en la federación

Las CUT-BAI fue la única nota discordante de un congreso en el que Antonio Romero partió como seguro ganador, toda vez que los dirigentes que no respaldan su gestión, y que en los tres años que ha ejercido como coordinador han criticado muy duramente su escasa capacidad para aglutinar a la mayoría, optaron por dejar pasar de largo la asamblea. La autoexclusión viene condicionada por una doble vertiente: la convocatoria de elecciones generales y autonómicas en pocos meses y las malas perspectivas de voto.La diferencia de resultados entre las votaciones de coordinador y de candidato a la Junta evidencian esta situación, así como que buena parte de los delegados estaban ya pensando en la estrategia de una segunda asamblea tras los comicios autonómicos, si -como apuntan todas las previsiones- la federación de izquierda registra un revés similar en las urnas al de las municipales, en las que llegó a perder 200.000 votos. Romero tendrá en ese caso que rendir cuentas y asumir su responsabilidad.

El ambiente en el plenario fue distinto en el debate de la candidatura a la Junta y en el de coordinador. En el primero, el cierre de filas se materializó en un sonoro aplauso. La CUT-BAI, que había presentado también un documento político alternativo al oficial que fue rechazado, se limitó a abstenerse para testimoniar su diferencia (12,8%) y Romero logró 342 votos de los 436 emitidos, un gratificador 78,4%, frente al 8,7% de noes. El documento político recibió 241 sufragios después de incorporar 202 de las 272 enmiendas y provocó el rechazo del partido de Sánchez Gordillo (59 votos), que quería incluir que los pactos con el PSOE en los ayuntamientos han sido un error, y de los críticos de CC OO (38 votos), que alegaron que el documento carece de elementos para ilusionar a la izquierda. Con todo, las dos corrientes se dieron por satisfechas al arrancar de Antonio Romero el compromiso de someter a referéndum entre los militantes los posibles acuerdos con los socialistas.

En cuanto al Consejo Andaluz, la lista oficial obtuvo 274 apoyos (62,7%) -en la anterior asamblea logró el 67%-, la de la CUT 110 (25,1%), 49 blancos (11,2%) y cuatro nulos. El plenario eligió sólo a 80 de los miembros del consejo, el resto (otros 44) serán designados por las asambleas provinciales. Según dictan los estatutos y el reglamento, la candidatura de Sánchez Gordillo fue integrada en la oficial en el mismo porcentaje de apoyos obtenidos -sin contar los blancos y nulos-, de manera que el equilibrio quedo así: un 71,5% para la de Antonio Romero, 57 miembros, y un 28,5% para la de la CUT-BAI, 23 miembros.

Prácticamente han entrado casi todos los que estaban, aunque la delegación de Sevilla -que ha sido la más conflictiva en la asamblea, ya que integra casi a la CUT-BAI por completo y a los críticos de CC OO- estuvo a puntos de salirse por el significativo descenso de puestos de muchos de sus miembros. De hecho, la coordinadora de Sevilla, Concha Caballero, actual portavoz parlamentaria, figura en el número siete, mientras que el ex coordinador regional Luis Carlos Rejón bajó al 12. Aunque en la comisión de reglamento se aprobó la paridad de sexo para todos los órganos de IU, lo que obligaba a retocar la lista saliente, la nueva dirección optó por relegar la flamante norma a la próxima asamblea, ya que, con la reforma, algunos dirigentes del equipo de Romero se quedaban fuera. Este es el caso de José Barragán, el número 56 de los 57 de la lista del coordinador electo. La asamblea de Sevilla, la más díscola al oficialismo, no le habría elegido por el cupo provincial.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El secretario general del PCA, Felipe Alcaraz, principal impulsor de Romero, defendió su candidatura a la Junta y le definió como un hombre "de proyecto": "Algunas veces se pasa con los chistes, pero yo os pido que le respaldéis para fortalecer a IU". El nuevo coordinador anunció su primera medida política, que consistirá en el envío de una carta al presidente de la Junta, Manuel Chaves, en la que le pedirá que tenga el "coraje" de convocar las elecciones andaluzas sin el paraguas de las generales. Antonio Romero se mostró satisfecho con el balance de la XII Asamblea, que clausuró el coordinador general de IU Julio Anguita, y animó a los suyos a luchar "sin miedo" por trasladar al electorado que IU es una fuerza "útil".

Sánchez Gordillo explicó que su lista alternativa no significa ninguna ruptura sino una actitud coherente con el rechazo al documento político. El alcalde de Marinaleda reivindicó su derecho a la disidencia y dijo que su apuesta simboliza el nacionalismo andaluz, el anticapitalismo, la utopía y la necesidad de poner coto a los "devaneos" de los pactos con el PSOE, que según él, supondrían la muerte del proyecto de Izquierda Unida.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_