Turismo advierte en Jaén de que han de unirse los proyectos del parque temático

El viceconsejero de Turismo, Francisco José Aguilera, advirtió ayer de que sólo se podrá hacer realidad la construcción de un parque temático de la naturaleza en Jaén si se fusionan en uno los dos proyectos que hay en la actualidad. Los andalucistas pusieron en marcha hace dos años la idea de construir este parque, para lo que crearon la sociedad gestora Parque Natura en la que además de la Junta participa la Diputación de Jaén, entidades bancarias y empresarios.Esta sociedad se ha dividido y de la escisión ha surgido Parque de la Naturaleza Monte Vacayo, que ha encargado a una empresa de Madrid el proyecto de un parque, que compite con el ganador de un concurso de ideas representado por la sociedad GDT.

El resultado de estas disputas es la existencia de dos proyectos diferentes que Aguilera considera que pueden fusionarse sin problemas, pero con voluntad. "Hay dos caminos: ponerse de acuerdo o enterrar el proyecto", sentenció.

"La situación actual", resaltó, "está creando una imagen de conflictividad" que hará replantearse su participación a las instituciones financieras y a los empresarios, además de a la Diputación, ya que este organismo representa a los ayuntamientos y en concreto el de Beas de Segura se plantea aliarse con la segunda alternativa. El parque temático se construiría en el término de Beas.

Aguilera mantiene que se deben aunar los esfuerzos y las ideas para hacer un parque en el que se conjugue la oferta de esparcimiento y la de formación. "Hoy en día los proyectos turísticos que triunfan son los que enlazan ocio y educación", aseguró.

La Consejería de Turismo contempla en los presupuestos del 1999, 300 millones para el proyecto. Para el 2000 el viceconsejero aseguró que se ampliará hasta los 400 millones para estimular una inversión necesaria que se calcula en torno a los 10.000 millones.

El viceconsejero resaltó que todavía no ha habido ruptura en el seno de la primera sociedad, ya que los que han formado la segunda siguen dentro de ella, y, en su opinión, es una oportunidad para que se sienten a hablar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de octubre de 1999.