Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El España-Argentina se jugará en el aún no homologado estadio de La Cartuja

La Federación ha dado su visto bueno para que el partido internacional España-Argentina se juegue el 17 de noviembre en el estadio de La Cartuja de Sevilla, que no está homologado por la Comisión contra la Violencia en el Deporte. La Comisión, en una de sus reuniones del pasado mes, estimó que no cuenta con el certificado de que cumple todos los requisitos exigidos por decreto sobre seguridad de los estadios. A pesar de ello el estadio se inauguró en mayo con un partido ante Croacia, y un mes después se jugó en él la final de la Copa del Rey.

Representantes de la Comisión contra la Violencia en el Deporte confirmaron ayer que este organismo no ha homolagado aún el estadio de La Cartuja de Sevilla y que, mientras tanto, no puede ser escenario de partidos de fútbol. La Comisión es competente para inspeccionar el campo y certificar que cumple todas las exigencias del decreto 769/93 sobre la prevención de la violencia en el deporte. La Comisión no se pronunció públicamente sobre este asunto cuando España inauguró en mayo pasado el estadio con un partido internacional frente a Croacia y un mes después fue escenario de la última final de la Copa del Rey. Sólo algunos de sus representantes atribuyeron su implicita autorización a "compromisos políticos".La Sociedad del Estadio Olímpico de Sevilla, constituida para explotar las instalaciones, aseguró ayer que no necesita esa certificación. "Ningún club español tiene esa certificación. Si no que pregunten al Barcelona, al Madrid, al Sevilla... El Estadio de La Cartuja cumple con creces la normativa", indicó el portavoz de la Sociedad, Carlos Bellver.

Estas manifestaciones se contradicen con la carta que Fernando Borges Fernández, coordinador general de la Sociedad, envió a la Oficina Nacional de Deportes de la Comisaria General Ciudadana a primeros de septiembre, cuando saltó esta polémica. Borges Fernández solicitó en su escrito que "lo antes posible se ordene la inspección necesaria del estadio para articular" su homologación. Esta inspección no ha sido aún ordenada por la Comisión contra la Violencia en el Deporte, a la que compete esta función. La Sociedad del Estadio, además, se puso ayer en contacto con la Liga Profesional para interesarse por lo que tenían que hacer para cumplimentar todos los requisitos.

La Federación, por su parte, según su secretario general, Gerardo González Otero, aclaró ayer: "No es un partido [por el España-Argentina] de la Federación y hemos exigido a la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles), a la que se destina los beneficios, que el encuentro debe contar con todos requisitos reglamentarios".

La elección del escenario del partido por parte de Gerardo González Movilla, presidente del sindicato de los jugadores,ha supuesto una gota más en la polémica que rodea al Estadio de La Cartuja. Movilla explicó ayer que la instalación sevillana, con un aforo de 55.000 espectadores, era la segunda opción que tenía para albergar el partido. El presidente de la AFE prefería jugar este partido en Cartagena, pero su campo, con una cabida que apenas alcanza los 14.000 espectadores, no cumple una de las exigencias de Argentina: que el escenario contase con un aforo mínimo de 30.000 espectadores.

Jugar en Cartagena frente a Argentina hubiera sido un flaco negocio para el sindicato de jugadores, sólo remediado por los 150 millones de pesetas de derechos de televisión del encuentro. Argentina percibirá por jugar este encuentro 90 millones de pesetas, cuando la recaudación por venta de entradas no habría alcanzado ni una tercera parte.

La Sociedad del Estadio Olimpico de Sevilla, en la que participan el ayuntamiento de la ciudad y la Consejería de Turismo y Deporte de Andalucía, le ha garantizado a la AFE el importe de la venta de todo su aforo y que puede llegar a los 100 millones. La AFE percibe todos los ingresos, deducidos los gastos, de estos partidos que organiza cada año. Los jugadores que disputan el encuentro ceden su prima -500.000 cada uno en el último de ellos- al sindicato. El seleccionador, José Antonio Camacho, con prima doble, siguió el ejemplo. La AFE tiene invertido gran parte de esta clase de ingresos, unos 1.000 millones, en fondos garantizados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 1999

Más información

  • La Comisión Antiviolencia no ha inspeccionado el campo para certificar que cumple la normativa sobre seguridad