La saga continúa

Es un corredor de fondo. El Ford Fiesta lleva desde los años 70 dando guerra y aún hoy aguanta el tirón, encajonado entre su hermano pequeño (Ka) y su hermano mayor (Focus). De ellos ha adoptado, en su enésimo lavado de cara (a la espera del nuevo modelo programado para el 2001), la estética afilada que reventó el mercado el año pasado, una herencia que se deja sentir sobre todo en el frontal. La variante Sport, con diseño exclusivo de acero inoxidable y equipamiento más lujoso , busca conquistar al goloso público juvenil. La mayoría de las versiones incorporan freno ABS y airbags laterales. En los motores, se nota también el éxito del Focus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de octubre de 1999.