Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Partidos

NEGRITASSin ningún tipo de problema, incluso dando la impresión de creérselo, el coordinador de Izquierda Unida en Córdoba, Luis Carlos Rejón, abrió su intervención ante los medios en la asamblea provincial de IU del pasado domingo felicitándose, con deleite, sonrisas y detenimiento, por el "momento dulce" que vive su formación.Olvidada la pérdida de ocho puntos en las pasadas municipales. Atrás quedó la bajada de dos concejales o el abandono de 12.000 votantes. Objetivo conseguido: Rosa Aguilar, alcaldesa de Córdoba. Sin duda, momento dulce. Junto a Rejón, el coordinador regional de IU, Antonio Romero, asentía a las palabras de su compañero.

Para qué renovación. Para completar las propuestas constructivas, el dirigente local de Izquierda Unida citó las numerosas llagas del PSOE cordobés: "no tenemos dedos suficientes para meterlos dentro".

En el ámbito socialista, reunión de alcaldes para valorar los 100 primeros días de Gobierno. Anunciados: Tomás Delgado, de Priego; José Luis Bergillos, de Lucena; Salvador Blanco, de Palma del Río; y Luis Moreno, de Baena. Un único ausente: el alcalde rebelde de Priego. Desde el aparato del partido, el coordinador municipal, Antonio Moreno, fue escueto al explicar la incomparecencia de Delgado: "Ha llamado diciendo que no puede venir".

Por su parte, los populares aplazan el congreso provincial hasta después de las elecciones, temerosos de los empujones que puede haber entre sus propios dirigentes. Liborio Cabello, Salvador Fuentes, Rafael Merino...

Entre tanto, el valedor de Jesús Gil en Córdoba, Alfredo Belzuzarri, ya tiene su página en internet (www.alcavia.net/ccc). Diseño, nulo; contenidos, directos. Cinco puntos forman su escueto programa. Todos ellos con gancho popular, quizá el número dos sea el mas destacable: "2-Cambiar todo lo que no funciona, empezando por "quemar el PGOU en la Corredera" y declarar urbanizables las mil hectáreas del término urbano de la ciudad, lo cual permitirá ofrecer suelo industrial barato y construir pisos para los jóvenes a precios accesibles para sus economías".

Si llega el momento..., ojalá que no, después de las elecciones habrá quienes llamen a un analista político para que se lo expliquen.

ANTONIO FERNÁNDEZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 1999