Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE de Jaén no consigue superar la crisis y se mantiene dividido en dos bandos irreconciliables

Los socialistas de Jaén capital mantienen a flor de piel las heridas y no están dispuestos a zanjar una crisis abierta en julio con el cambio de portavoz en el Ayuntamiento. Hasta las cuatro de la madrugada de ayer estuvieron discutiendo más de 200 militantes sobre la situación del grupo municipal, en una asamblea extraordinaria convocada para analizar los problemas internos que tienen como protagonistas a Juan Torres, ex portavoz municipal, y Juan Carlos Higueras, que ocupa ahora este puesto y que es, además, secretario general de la agrupación de la capital.

Los dos grupos no se pusieron de acuerdo ni para elegir al presidente de la mesa, por lo que se produjo una votación que tenía como objeto medir las fuerzas de cada sector. Quedaron prácticamente igualadas con menos de 20 votos de diferencia. Los líderes de los dos grupos dejaron claro que el conflicto sigue abierto. "Una crisis no se resuelve de un día para otro, pero con esta asamblea se puede abrir una fase para intentar resolverla. No hay soluciones mágicas, hay que dar tiempo", indicó Juan Carlos Higueras.

"La fractura sigue abierta. Una agrupación que juega a la paz del cementerio no tiene mucho sentido. No se puede echar a la mitad de la militancia", manifestó Juan Torres al hacer balance del encuentro socialista. Él mismo, junto a tres concejales más, tiene abiertos expedientes disciplinarios por parte de la agrupación municipal de la capital al ser acusados de romper la disciplina de voto en un pleno.

Las declaraciones de Torres dejaban claras las posturas enfrentadas: "A los dos grupos nos une un proyecto común que pretende que el PSOE gobierne y que se mantenga el ideario socialista. Pero eso es lo único que nos acerca, nos separa todo lo demás". Higueras explicó que durante esta semana va a reflexionar sobre las medidas que se pueden adoptar para pacificar a la agrupación de la capital. Después convocará a la ejecutiva municipal para plantear cambios en su estructura y la renovación de algunos cargos.

La petición que lanzó el ex portavoz municipal se dirigía mucho más allá y tenía como diana la ejecutiva provincial. Lo que está planteado, dijo, es un problema que se debe afrontar "con tiento y valentía", por lo que sugiere "una catarsis". En su mente se encuentra, dijo, lo ocurrido en Málaga, Cádiz, Huelva o en la propia Valencia, donde se ha nombrado a una gestora. "Pero parece que no se dan por aludidos", dijo.

Esta última posibilidad le parece a Higueras una barbaridad. Hace un año se ganó un congreso con el 70% de los votos. En este punto, Juan Torres y sus partidarios son especialmente críticos, ya que acusan a sus contrincantes de haber realizado afiliaciones durante los meses de verano de 1998 para conseguir vencer en este proceso. "Un grupo de militantes protestamos por esa afiliación masiva que alcanzó a 150 personas y que en algunas ocasiones se produjo hasta en días festivos, como la Virgen de agosto, pero no nos hicieron caso. Cuando un grupo hace eso para encaramarse al poder, antes o después les pasan factura", sentenció Torres.

Medio centenar de personas tomaron la palabra en la asamblea de ocho horas y media de duración, lo que para Juan Carlos Higueras implica que se ha iniciado un proceso de normalización orgánica.

Primarias

Juan Torres volvió a asegurar en la asamblea que no va a dimitir como concejal y que su continuidad no será objeto de intercambio. Su contrincante dentro del partido respondió asegurando que no se deben personalizar los conflictos y que esa es sólo una posibilidad que ni tan siquiera sería la única e incuestionable llave de la solución.

Torres está empezando a relacionar la crisis del grupo municipal con las primarias en las que salió vencedor por un escaso margen de 13 votos. En las declaraciones que realizó ayer lamentó que un sector del partido "no haya asimilado" este resultado y haya optado por eliminarle de la portavocía "a pesar" de que fue su rostro el que apareció en los carteles electorales del pasado 13 de junio. Añade que el grupo municipal de seis concejales que votó su relevo como portavoz, tiene la mayoría para decidir que ya no ocupe ese puesto, pero considera que carecen de legitimidad para hacerlo.

Lo que tiene claro Juan Torres es que la situación no se resuelve con expedientes y así pidió en la asamblea que se retirasen. No es de la misma opinión Juan Carlos Higueras.

Ambos esperan la resolución de la ejecutiva regional, que se debe pronunciar sobre unos hechos que desde Jaén han salido calificados como graves, lo que podría implicar una suspensión de militancia de seis meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 1999

Más información

  • La asamblea extraordinaria del lunes se prolongó hasta las cuatro de la madrugada de ayer