Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

ESTER RIESEL MEDIADORA "Los enfrentamientos políticos son la mejor materia para negociar"

El papel del mediador de conflictos está relacionado en el País Vasco con el llamado "contencioso" político, pero la experiencia de estos "hombres y mujeres buenos" se aplica en otros campos de la vida diaria, desde las empresas hasta las comunidades de vecinos. Argentina es el país donde más desarrollado está este campo de trabajo, y el papel del mediador está incluso legislado. Ester Riesel, directora general de Medios Alternativos de Resolución de Conflictos del Ministerio de Justicia argentino, participó ayer en varias jornadas de trabajo en Vitoria por la recientemente creada en Euskadi Fundación para el Fomento de la Mediación (Fomed), que ya cuenta con sedes en Argentina y Cataluña. Pregunta. En Argentina, la mediación está regulada por ley, ¿de qué manera? Respuesta. La mediación se establece como una etapa previa antes de cualquier demanda judicial, en los conflictos civiles, comerciales y laborales. Es un proceso de negociación asistida por un tercero neutral, un abogado, que sólo participa en intentar hacer comprender a cada parte las razones de la otra, sin proponer nada. El acuerdo surge de los implicados. P. Y en cuanto a los resultados, ¿se puede decir que hablando se entiende la gente? R. Las estadísticas demuestran que hay entre un 30% y un 40% de acuerdos (más en las conciliaciones laborales), de los que menos de un 1% acaba en la justicia por incumplimiento. P. ¿No se queja la justicia de que los mediadores les quitan trabajo? R. No. Es un sistema que les complementa, tanto porque son en su mayor parte asuntos que no suelen acabar en los juzgados por lo costoso del procedimiento como por el carácter de voluntario que tiene el procedimiento del mediador. P. En la reciente historia de Argentina, ¿han tenido algún papel los mediadores en el ámbito político? R. Mientras haya más de dos personas, siempre habrá cosas que negociar, y la política no escapa a esto. La recuperación de la democracia en Argentina facilitó que la ciudadanía comprendiera la necesidad de esa negociación. P. Sin embargo, parece más difícil el llegar a un acuerdo en cuestiones políticas que en un conflicto laboral. R. Quizás sí sea un terreno más difícil para que triunfe una mediación, pero como se vio en Israel en la Guerra de los seis días, siempre hay intereses de las dos partes que se pueden satisfacer. Por eso me parece que los enfrentamientos políticos son la mejor materia para una negociación. P. En Vitoria se vive estos días un conflicto laboral entre los trabajadores y la dirección de una importante empresa [Daewoo], ¿cuál es la experiencia argentina en este ámbito? R. Es donde hay mayor éxito, con un porcentaje de acuerdos de un 45% con muy buen cumplimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de octubre de 1999