Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO Vuelta a España

Jiménez: "Ha ganado un medio español"

Chava Jiménez jugaba en casa, pero no pudo hacerse con la etapa. No era un hombre muy satisfecho en la meta. Tampoco tuvo una tarde muy feliz. Por un lado, se quejaba también de una rodilla como consecuencia de un golpe con un coche sufrido en la salida de Guadalajara. Luego, se abrió varios frentes: uno con el ganador de la etapa, Laiseka, al que definió como un medio español; otro, con Roberto Heras. Heras dice estar harto de que Chava Jiménez vaya siempre a su rueda. El Chava acusó a Heras y a Igor de no atacar a Ullrich. La situación se calienta para la etapa de hoy. Y Chava Jiménez empieza a no tener muchas simpatías en ciertas partes del pelotón.Chava ponía cara de circunstancias en la meta. No estaba contento. Quería ser ocurrente y simpático. Accedió a hacerse fotos con los aficionados, accedió a todas las entrevistas, pero no estuvo afortunado en algunas de sus declaraciones. Cuando Javier Ares, de Onda Cero, le preguntaba por la debilidad de Ullrich, Jiménez sorprendia en medio de su discurso con una frase: "Bueno, ha ganado un medio español" (por el vasco Roberto Laiseka). Ante esa frase, Ares le dice ¿qué quieres decir que ya les has declarado la independencia?, "Son ellos los que se la cogen, era por si acaso", respondió Jiménez. Jiménez se abrió otro frente al acusar a Igor González de Galdeano y a Roberto Heras de no hacer nada para atacar a Ullrich. "Yo he tenido que atacar", decía Jiménez, "cuando ya no había más remedio".

Varias decenas de metros más allá, Heras, sin saber nada de las declaraciones de Jiménez, se sentía ofendido, decía estar harto del corredor del Banesto y denunciaba que Jiménez no quiso colaborar con él y con Igor en el momento en el que Ullrich mostró sus primeras dificultades. Heras terminó diciendo que ayudaría a Igor si lo necesita, "porque es mi amigo", colaboración a la que se sumó Álvaro Pino si las circunstancias de la etapa de hoy lo permiten.

El tramo final de la etapa sorprendió a todos los directores. Esperaban el desenlace (que no se registraran diferencias sensibles), pero no los momentos de apuro de Ullrich. José Miguel Echávarri se quedó con la ascensión de Zulle: "Ha sido magnífica, emocionante, ha demostrado que era un hombre para ganar la Vuelta". Luego, vaticinó que había todavía recorrido para darle la batalla a Ullrich, pero lo dijo con medias palabras: "Hay terreno, si algunos quieren aprovecharlo".

Álvaro Pino cambió su discurso. "Hoy hay que intentarlo. La carrera sigue abierta todavía. Todo depende de si hay un acuerdo entre los líderes de los equipos". Javier Mínguez fue más reservado: "Todos nos hemos quedado sorprendidos por lo que hemos visto de Ullrich. Está muy difícil, pero si se puede, se intentará. Sigo estando sorprendido por lo que está haciendo Igor. Lo importante es que no se quede. Y si no se queda, ahí estaremos". Al debate se apuntó Igor González de Galdeano, el hombre más cercano al liderato de Ullrich: "Vamos a intentarlo, pero no creo que tenga problemas con los dos puertos que quedan, porque son puertos de fuerza". Finalmente, Chava Jiménez puso la guinda, esta vez con mejor fortuna: "Voy a intentar atacar porque Serranillos es un puerto pajarero". Se entiende que es un puerto proclive a las sorpresas. La Vuelta transcurre hoy por las dos últimas dificultades de la carrera. De nuevo, hay mucho ruido. De nuevo, se citan algunos antecedentes. De nuevo, se habla de alianzas y no alianzas. El entusiasmo siempre acompaña a la Vuelta hasta el final, aunque la razón diga lo contrario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1999