Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Núñez promete que el Barça no llevará publicidad ni será SA

El Barça no será sociedad anónima ni llevará publicidad en sus camisetas. Así lo prometió, Josep Lluís Núñez, "mientras siga siendo presidente". La asamblea de compromisarios del club azulgrana aprobó ayer por mayoría de los 616 socios asistentes las cuentas del pasado ejercicio, con unos beneficios de 282 millones y un presupuesto para el próximo de 17.594 millones. Núñez defendió su gestión y empeñó su voluntad de convertir al Barça "no sólo en el primer club del mundo en fútbol sino en proyectos revolucionarios".

Núñez se presentó, ante los socios compromisarios y ante las cámaras del Canal Barça que ayer empezó su programación con la retransmisión de la asamblea previa a la del 0-5 en el campo del Real Madrid en la temporada 1973-1974, como un adelantado a los tiempos. Gracias a esa "visión de futuro", el presidente azulgrana dijo haber asegurado el "equilibrio económico, el futuro y la estabilidad" del club para los nueve próximos años. Las pruebas, según adujo de forma encendida, son los contratos que ha conseguido firmar y que aseguran ingresos, en ese periodo, por valor de más de 100.000 millones de pesetas. De ellos, 75.000 millones corresponderían al rubricado con Vía Digital por los derechos de retransmisión de partidos a partir del 2003 y hasta el 2008. Ese contrato avala su "visión de futuro": "Sabía que iban a pactar las plataformas y pensamos que, antes de que lo hicieran, nos interesaba negociar con un sólo grupo. Sabíamos que iba a haber una lucha de poder y que quien tuviera el Barça, tendría prácticamente el dominio del fútbol. Firmamos un martes y el jueves ya habían pactado. Alguno se atrevió a decir que lo hicimos mal pero a los pocos días se precipitó a firmar otro acuerdo".Las prebendas que según Núñez tiene el socio del Barcelona avalan la rotunda defensa que realizó de su gestión durante más de 80 minutos. Gracias a ello el Barcelona es, además, "el único club competitivo e independiente" pero agregó: "No podemos pararnos porque nos absorberían los grandes grupos". En este sentido, añadió: "Hasta el gobierno ha hecho una ley para evitar la multipropiedad de los clubes porque hay grupos que podrían alterar la competición y la información".

En esa filosofía inscribió el inicio del actual proyecto deportivo con la renovación de la plantilla después de que durante los dos últimos años de la era Cruyff no se ganara ningún título. Valoró la plantilla actual en unos 50.000 millones de pesetas y subrayó que había sido posible completarla porque "se adelantó a la actual inflación del mercado". Puso como ejemplo los 7.500 millones que ha pagado el Inter por Vieri.

Las cuentas virtuales -el apartado de lo que el Barça ha renunciado a ingresar "por política de club y por convicción"- sirven, según Núñez, para que el socio tenga una visión clara de los beneficios que reporta la gestión de la directiva. Según ello, el Barça renuncia a ingresar unos 5.000 millones anuales por los siguientes conceptos: 1.600 millones si los socios pagaran aparte por ver la Copa de Europa, 800 millones si se llevara publicidad en la camiseta, 1.200 millones más si no se asumiera el déficit de las secciones, 350 millones más si hubieran jornadas económicas.

Núñez insistió en su conocida propensión a sembrar estadísticas. "Nadie las puede discutir", aseveró. Y a continuación disparó a discreción: "Por primera vez en la historia hemos logrado los cuatro títulos de Liga (fútbol, baloncesto, balonmano y hockey patines)", "en el decenio de los noventa, hemos conseguido 12 títulos, más que ningún otro club, por delante del Manchester United, con 11". Desde la temporada 1978-1979, cuando se hizo cargo de la presidencia, dijo Núñez, "somos el club de fútbol con más títulos: 27 por 21 del Real Madrid", y desde entonces, a nivel europeo, "el Barça es, con el Juventus, el club con más títulos europeos, cinco". Y aún más: "Pese a que habrán leído lo contrario, somos el quinto equipo que más ha jugadores de la cantera ha utilizado por detrás del Athletic y la Real Sociedad -nuestra filosofía es diferente porque para ser ganador hay que hacer frente a verdaderas multinacionales que forman prácticamente selecciones-, del Racing y del Real Madrid". Reclamó el mismo trato que en su día recibió el Espanyol para que le permitan continuar adelante con su proyecto Barça 2000, fuertemente contestado por grupos de arquitectos y asociaciones de vecinos, y entre lágrimas, aseguró: "No se dan cuenta de que el Barça no es una institución privada sino que representa a Barcelona y al país".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1999

Más información

  • El presidente dice haber asegurado la economía del club para los 9 próximos años