Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV pierde las alcaldías de Buñol, Silla, Ontinyent y Sueca, pese al pacto de progreso » Barberá, Díaz Alperi y Gimeno repiten mando con la tranquilidad de la mayoría absoluta » El PP dio dos municipios a EUPV, que apoyó al candidato popular de Monóvar

El pacto de progreso que en su día firmaron PSPV, EUPV y BNV funcionó bien en líneas generales y la izquierda logró, según sus propios datos, alcanzar el 70% de las alcaldías en las que cualquiera de estos partidos podía gobernar con el apoyo de los otros dos. El acuerdo, sin embargo, no evitó que los socialistas perdieran las alcaldías de Sueca, Ontinyent y Silla y no lograran recuperar la de Buñol. En estas dos últimas localidades, Esquerra Unida se hizo con el poder merced a un pacto en el que intervino el PP, pese a que el PSPV era el partido más votado.

La constitución de los ayuntamientos y la elección de los alcaldes de la Comunidad Valenciana, todos con la única excepción de Bonrepós, en la provincia de Valencia, estuvo marcada por la normalidad y la lógica política. El PP -que en las tres capitales de provincia repite con la tranquilidad de la mayoría absoluta- consolidó su poder local e incluso lo amplió en algunos municipios donde los populares no habían gobernado en los últimos veinte años, como Ontinyent o Cullera. Un hecho que hizo exclamar al presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, que "el frente de partidos de izquierda no ha dado resultado", en alusión al pacto de progreso firmado días atrás por el PSPV, EU y BNV. Ontinyent y Cullera, como Buñol, Sueca, Silla, Callosa d"En Sarrià o Monóvar, entre algunos más, son, sin embargo, excepciones, por más que notables, del funcionamiento del acuerdo adoptado por los partidos de izquierda para alcanzar mayorías de progreso. Los socialistas, con datos en la mano, explicaban ayer por la tarde que de las 138 alcaldías que eran susceptibles de ser asumidas por el tripartito, al menos 80 cayeron del lado de candidatos de estos partidos, de las cuales 47 serían para el PSPV. Por contra, el Partido Popular, siempre según las cifras del principal partido en la oposición, se habría alzado con la vara de mando en 40 municipios, al ser la lista más votada y no fraguar un acuerdo entre los distintos grupos que ahora se configuran como oposición. Una de las características, precisamente, de la constitución de los ayuntamientos es la extrema fragilidad de algunos alcaldes que se encuentran en clara minoría, pero que han llegado al cargo por encabezar la candidatura local con más votos, como son los casos de Sagunto o Gandia, donde Silvestre Borrás y Josefa Frau no tienen garantizada la estabilidad municipal. Otro rasgo distintivo de la jornada es la formación de coaliciones contra natura, caso de Buñol, Silla, Sueca, Yátova o Monóvar donde coexisten alcaldes de Esquerra Unida o ex comunistas con ediles populares en un mismo gobierno. En otros lugares como en Gata de Gorgos, el BNV le dio la alcaldía al PP. PÁGINAS 3 y 4

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de julio de 1999