Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

CDN se desploma mientras UPN gana seis puntos

La situación política en Navarra tras la firma del Pacto de Lizarra (Estella) por parte de los nacionalistas e Izquierda Unida parece haber beneficiado a todas las formaciones a excepción de IU y Coalición Democrática de Navarra. La candidatura del Partido Popular-Unión del Pueblo Navarro estaría en condiciones de revalidar la victoria obtenida en los comicios de 1995 e incluso mejorar sus resultados: seis puntos porcentuales que podrán convertir sus actuales 17 escaños en 21. El PSOE subiría dos escaños hasta lograr 13 y Euskal Herritarrok (EH) sumaría uno a los cinco diputados forales obtenidos por Herri Batasuna en los comicios de 1995.La coalición formada por el Partido Nacionalista Vasco (sin representación en la anterior legislatura en la Cámara navarra) y Eusko Alkartasuna lograría tres escaños, uno más que los conseguidos por EA en solitario en las anteriores elecciones autonómicas.

Izquierda Unida perdería uno de sus cinco diputados, mientras que la gran perdedora de la convocatoria del 13 de junio sería con toda seguridad Coalición Democrática de Navarra (CDN), que podría perder siete de los 10 diputados con que contaba hasta ahora en el Parlamento foral.

Los navarros se muestran bastante poco condescendientes con sus gobernantes y conceden un simple aprobado (5,0) a la gestión del Ejecutivo en esta comunidad. Su presidente, Miguel Sanz, a quien dice conocer el 87% de los navarros, recibe una valoración algo más baja (4,8), mientras que Juan José Lizarbe, candidato del PSOE, es conocido sólo por el 39% de los encuestados y recibe una valoración global de 4,5 puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de junio de 1999