Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO Giro de Italia

Gotti gana el Giro de Pantani

El menudo escalador bergamasco sólo ha logrado vencer en la ronda italiana cuando El Pirata sufrió algún infortunio

Sol y Luna, Lorenzo y Catalina, Pantani y Gotti. O el uno o el otro. Nunca los dos a la vez. Por ahora, 2-1 para el bergamasco (Gotti es paisano de Gimondi, igual que Savoldelli) sobre el romañolo (no hay paisanos famosos de Pantani en el pelotón). Giro 97 (gana Gotti, caída de Pantani) y Giro 99 (gana Gotti, expulsión de Pantani) contra Giro 98 (victoria de Pantani, enfermedad de Gotti). Años pares y años impares. "Scaramancia" (superstición, como el espejo roto por el Pirata al conocer su hematocrito). Gotti luchó 20 etapas para ser segundo y terminó primero.Este Giro se cruzaron una sola vez. Fue en la Madonna del Colletto, el puerto que cerraba la serie del día de la Fauniera. En aquella etapa Pantani quería hacer un trabajo táctico. O sea, no iba solo. En el grupo, con él, Clavero y Gotti. El español colaboraba; el bergamasco, picado, no. Y llega un momento en que Pantani, arrabiato, se cruza delante de Gotti y por poco le tira. Y Gotti, el único corredor en activo ganador de dos Giros, mira a la cámara, alza los brazos exageradamente y después aplaude con ironía. Un aplauso que ha cobrado un muy otro valor a la luz de lo sucedido después. Pero no, Gotti -enorme la maglia rosa sobre su escurrido pecho, igual que hace dos años, igual que la amarilla del Tour los dos días en que la lució en 1995, año impar también-, no es vengativo. "No he robado a nadie", aclara de entrada. "Y tampoco le quiero mal a Marco. Le necesitamos, de la misma manera que él nos necesita a nosotros, para hacer el ciclismo con gran espíritu de sacrificio. Él sigue siendo un gran campeón y no es justo dejarle de lado. Espero verle luchando por la maglia en el Tour". Gotti, de 30 años, puede que no sea el mejor ciclista del mundo, pero sabe lo que dice, lo que tiene que decir y cómo decirlo. Viéndolo de amarillo en el Tour, en pleno imperio de Induráin, el periodista italiano más reputado se reía y decía, comparándolo con el navarro: "Esto es el ciclismo italiano, adónde vamos a ir".

Tiene experiencia en el asunto, Gotti. Siempre, desde sus tiempos de aficionado, aunque les separa un año, a la sombra del brillante Pirata, siempre luciendo cuando el otro se eclipsaba. Sabe lo que tiene que decir cuando Pantani le deja la escena. Cosas como: "Fue más bonita, más sentida, mi victoria en el 97, pero esto también es un triunfo". Su zigzag con el de Cesenatico arranca en 1994, precisamente sobre el Mortirolo, camino de Aprica. Aquel día ganó Pantani. Gotti perdió, mucho. Se enfadó con su director, Stanga, el mismo al que regresó este año, por haberle obligado a esperar a su líder, Bugno, y cambió de equipo. Siguiente verano. 1995: Pantani, infortunio. El 1 de mayo le atropella un coche. Se pierde el Giro. Vuelve para el Tour, donde gana dos etapas de montaña. Antes, en el llano, ha dejado que Gotti se vista de amarillo. Induráin logra su quinto Tour.

1996: Pantani, más atropellado en octubre del 95, tras su bronce en el Mundial de Colombia, se pierde todo el año. Gotti se aprovecha para ganar en Aprica la etapa del Mortirolo de un Giro ganado por Tonkov y en el que termina quinto. Es su primera victoria de profesional. 1997: Pantani parte como gran favorito del Giro, pero bajando el largo Chiunzi un gato se cruza y le tira de la bici. ¿Qué sucedió después? Gotti ataca una sola vez, en el Cervinia a Tonkov, y gana el Giro. Gran palmarés: dos etapas y un Giro, siete años de profesional. 1998 es el peor año en la vida de Gotti, el mejor en la de Pantani, que gana Giro y Tour. Gotti sufre una enfermedad intestinal que le obliga a retirarse del Giro y a no ir al Tour.

Y después llega el Giro 99. Ivan Gotti, el mejor para ser segundo, sólo ataca una vez. Evidentemente, Pantani ya no está. Evidentemente es en el Mortirolo. Evidentemente gana el Giro, el Giro de Pantani. Gran palmarés. 30 años. Nueve de profesional. Dos Giros y dos etapas en la corsa rosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de junio de 1999