Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y PSC se echan en cara sus casos de corrupción

A medida que avanza la campaña, los candidatos van desempolvando sus respectivas hemerotecas. Convergència i Unió (CiU) y el Partit dels Socialistes (PSC) dedicaron una parte de su actividad a subrayar la corrupción ajena. Pere Esteve, secretario general de Convergència Democràtica (CDC), acusó a los socialistas de "no tener proyecto", además de recordarles una retahíla de casos de corrupción en los que el PSOE se ha visto implicado. Un día después de que el alcaldable de CiU por Barcelona, Joaquim Molins, recurriera a los casos de corrupción de los socialistas para apelar al voto útil, Esteve también echó mano del mismo recurso para recordar el caso Roldán, el caso Mariano Rubio, el caso BOE y el caso Ernesto Aguiar y Josep Maria Huguet. El eurocandidato aprovechó el eslogan de campaña del PSC, Farem més, para instar a los socialistas a explicar que quieren hacer más de lo que ya hicieron con el Banco de España, con la Agencia Tributaria, el BOE o más de lo que hicieron con la Guardia Civil", en la misma línea de desacalificaciones que inauguró hace unos días el presidente de la Generalitat y de CDC, Jordi Pujol. El candidato del PSC al Parlamento Europeo, Raimon Obiols, respondió a estas acusaciones que formuló Esteve recordando lo que considera casos de corrupción en CiU, como los protagonizados por los ex consejeros Jordi Planasdemunt, Jaume Roma y Josep Maria Cullell. En declaraciones a Efe, Obiols indicó que estos ataques de Esteve le parecen "desagradables", ya que, a su juicio, los políticos no tienen que entrar en una dinámica de acusaciones mutuas sobre temas de corrupción. Obiols indicó: "Yo, a Esteve, le puedo recordar que tiene a un diputado en el Parlament [Jaume Camps] con 150 millones de pesetas en una cuenta suiza procedentes de empresas de Javier de la Rosa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 1999