Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ELECCIONES 13-J

Pescadores y turistas

Es pequeño y bullicioso. Acostumbrado al rumor de las olas del mar, su mejor aliado. Garrucha se ha convertido en los últimos años en destacado municipio del Levante almeriense. Desde hace 20 años, los designios municipales de Garrucha los dirige Adolfo Pérez López. Comenzó su carrera política accediendo al sillón de la alcaldía por la UCD. Después vendrían tres legislaturas consecutivas en las que Pérez López alcanzó de nuevo la alcaldía, las tres veces como independiente, para acabar en su último mandato bajo las siglas del Partido Popular. Lleva bien las cuentas del tiempo que ha permanecido como regidor de la casa consistorial garruchera. "Cumpliré veinte años, dos meses y trece días de alcalde el próximo 13 de junio", explica Pérez López. Para los próximos comicios municipales son tres las candidaturas que se presentan en Garrucha: PP, PSOE e IU. El actual alcalde no encabezará ninguna ya que, después de más de dos décadas, ha decidido no optar por la reelección. Tampoco podrá concurrir a estas elecciones la Plataforma Pro Garrucha (PPG), una lista independiente que, por algunos problemas de forma, no ha sido autorizada por la Junta Electoral del vecino municipio de Vera para participar en los próximos comicios. Garrucha le debe gran parte de lo que es al mar. Ahí se concentra la principal actividad económica del pueblo, la pesca, de la que viven unas 700 familias, según datos del actual alcalde. El mar es, además, el reclamo más importante para los turistas, que duplican la población de Garrucha en verano. "Cuando yo llegué a la alcaldía, Garrucha tenía 3.000 habitantes. Ahora hay 5.200 y el pueblo se ha enriquecido. Se ha convertido en uno de los más importantes del Levante de Almería", asegura su alcalde. La urbanización del paseo marítimo, que cambió por completo el aspecto del pueblo, y la regeneración de las playas son dos de los logros de los que Pérez López se siente más orgulloso, por lo que de reclamo turístico y desarrollo para el municipio han supuesto. Instalado entre Mojácar y Vera, dos de los municipios más turísticos y conocidos de la provincia almeriense, Garrucha ha logrado mantener una apuesta firme en la prestación de servicios, otra de sus principales fuente de ingresos. La escasez de suelo ha sido uno de los problemas por cuya resolución más ha peleado Pérez López. Esa batalla lo convirtió hace unos años en un conocido alcalde que no se resignaba a la imposibilidad de crecer del municipio. La solución llegó en mayo de 1994, cuando la Junta de Andalucía se comprometió a conceder a Garrucha 800 hectáreas de suelo. Los garrucheros no conocen la angustia del desempleo. "Hay algunos bares que no encuentran fácilmente gente para trabajar. Por eso digo que paro real no existe en Garrucha", afirma el alcalde. Otro rasgo distingue a Garrucha. Es uno de los municipios de la provincia almeriense con una concentración más importante de población gitana. Son aproximadamente unas 200 personas de etnia gitana las que viven en este costero municipio que ha sabido ofrecer un contundente ejemplo de convivencia entre vecinos. El puerto pesquero, la lonja, y las decenas de restaurantes que salpican la avenida principal son el escaparate de una localidad instalada permanentemente en el estío, al margen de calendarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 1999

Más información

  • Garrucha, un municipio limitado de espacio, pero engrandecido por el mar