Condenado un agresor sexual cuya víctima le arrancó una oreja para huir

La Audiencia de Madrid ha condenado a un total de cinco años de cárcel por los delitos de agresión sexual y detención ilegal a un hombre de 36 años cuya víctima le arrancó de un mordisco parte de una oreja, para zafarse de él, en el momento en que su agresor se hallaba encima de ella y le golpeaba para intentar violarla.El suceso se produjo sobre las 20.30 del pasado 13 de octubre en Torrejón de Ardoz. El agresor, según la sentencia, viajaba en un coche todoterreno por la avenida de la Virgen de la Paz. En un momento dado, vio a una chica de 19 años que caminaba por la calle, detuvo el coche a su altura, bajó la ventanilla y la obligó a subir al vehículo tras amenazarla con un revólver, que luego resultó ser de fogueo. Una vez dentro, sin dejar de apuntarle con el arma, le dijo que se agachase para que nadie la viera. Tras recorrer varias calles, detuvo el coche en un descampado del extrarradio de Torrejón. A continuación, dejó el revólver en el salpicadero del automóvil "y cogió a la chica por la cintura, atrayéndola hacia sí y besándola". Luego, volvió a coger la pistola, se pasó a los asientos traseros y ordenó a la chica que hiciese lo mismo.

La joven intentó huir, pero el agresor la agarró por el pelo y la golpeó, iniciándose entre ambos un forcejeo en el curso del cual la víctima le dio un mordisco y le arrancó parte de la oreja izquierda. Consiguió así zafarse y salir corriendo del coche. Su agresor, "alarmado por la abundante sangre que le manaba de la oreja", se quedó petrificado y no la persiguió. La víctima tardó en curar 13 días de los golpes que sufrió en el rostro y otras partes del cuerpo.

El tribunal no se ha creído la versión del acusado, que aseguró que la chica subió voluntariamente al coche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de mayo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50