FÚTBOL 34ª Jornada de liga

Penev sigue siendo básico en el equipo gallego

A nadie en su sano juicio se le escapa la responsabilidad de Mazinho en un equipo como el Celta, pero la afición de Vigo ha podido comprobar en las últimas jornadas la relevancia del papel que Lubo Penev desempeña en el grupo. La propuesta táctica del entrenador celeste, Víctor Fernández, con tres hombres en la media punta y un solo ariete, exige a su delantero centímetros y capacidad para esperar la llegada de los centrocampistas. Son características que definen al internacional búlgaro, que reapareció en el partido de ayer.La lesión de Penev se le ha hecho larga al Celta, que tuvo que enviar a Juan Sánchez a luchar contra los centrales durante tres semanas. Fueron partidos en los que el equipo anduvo huérfano de referencia ofensiva, la del hombre que mejor sujeta el balón de espaldas a la portería y que más dificulta la salida de la pelota a su rival. La recuperación de Penev no pudo ser más efectiva. A los cinco minutos de partido amenazó con un cabezazo que encogió a la Real Sociedad. El delantero búlgaro cumplió por completo su papel y fue uno de los principales responsables de que el Celta recuperase ayer su fisonomía habitual. Sánchez, cuyos días en el Celta parecen estar contados, tiene una portería grapada en el cerebro, pero su constitución física y una actitud un tanto apoltronada le han hecho fracasar en el papel de "9".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de mayo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50