Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suker elude pedir perdón a Toshack

El croata busca lavar su imagen para volver al equipo y un destino lejos del Real Madrid

Davor Suker convocó ayer una conferencia de prensa multitudinaria para pasearse ante decenas de cámaras recién peinado y con la intención de lavar su imagen. El delantero madridista acusó a la prensa de poner en su boca cosas que nunca dijo: lo más grave, que Lupidio Ribeyro, intermediario cercano al técnico del Madrid, John Toshack, pretendía gestionar muchos de los traspasos y compras que se hicieran en el club. De ello podía deducirse que Toshack cobraría comisiones en estas transacciones. "Mis abogados están trabajando en este tema. Han hecho un expediente con todas las grabaciones de radio y cosas que se han escrito, para probar que yo nunca dije esas barbaridades". La directiva del Madrid decidirá el lunes si le levanta la exclusión cautelar del equipo o si mantiene la sanción hasta final de temporada.Suker procuró ser conciliador para volver a entrenarse con sus compañeros. Pero evitó pedir perdón a su entrenador: "Quizás me equivoqué en algún momento. Los hombres se equivocan... Si he hecho daño a algunas personas sólo les deseo buena suerte y ya está... Pido perdón porque con mis comentarios -no manejo muy bien el español- hice una ola pequeña que ha podido hacer daño al Real Madrid. Pero en ningún momento le he pedido perdón al míster porque no puedo pedir perdón por lo que no dije... Yo nunca hablé de Lupidio Ribeyro. No le conozco... Me han imputado frases que yo nunca dije y no tuve tiempo de desmentir, porque la semana pasada estuve con mi selección en Sevilla".

Fue precisamente el miércoles de la semana pasada, tras el partido España-Croacia, cuando Suker fue entrevistado por la SER. Varios medios ya insinuaban que "entre sus más allegados" (versión de Marca) Suker acusaba a Toshack de pretender cobrar comisiones por los fichajes y la venta de jugadores, incuido él mismo. Lejos de desmentirlo, el croata alimentó en la SER la versión que ponía en entredicho la ética profesional de Toshack con frases como éstas: "Si fuera por él, vendería a 15 para traer a otros 15" o "ese señor va a hacer mucho daño a este equipo... A mí me quiere vender al Oporto y a Jarni al Fenerbache...".

Las declaraciones le valieron al jugador la apertura de un expediente disciplinario y fue apartado del equipo. Ayer, Suker dijo que daba la conferencia de prensa en espera de que el club responda con su rehabilitación: "Con Toshack aclaramos todo cuando nos reunimos el viernes pasado [ante el presidente, Lorenzo Sanz]. Yo ahora doy otro paso adelante, y espero que el club me dé una respuesta. Esperaré a mañana a ver si me sancionan o no". Una multa de medio millón de pesetas lo amenaza por conducta "muy grave", según el reglamento interno.

En su defensa, el delantero croata aprovechó la ocasión de ayer para reafirmar su malestar ante las intenciones del club, a su juicio, de traspasarle sin consultar con él: "Para mí esta cuestión es grave, pero para el club y el entrenador no lo es". "No necesito que me busquen club. Suker sabe que podría jugar en todo el mundo y cuando me entero de que me quieren vender, ahí me caliento".

Entre los destinos que maneja Suker, el Fulham goza de ciertas ventajas. Propiedad del magnate árabe Mohamed Al Fayed, el Fulham inglés jugará la próxima temporada en Segunda División. Empeñado en ascenderlo a la Premier League, Al Fayed está dispuesto a invertir enormes sumas de dinero.

Ayer, Suker reconoció que el martes viajó a Londres, donde visitó los grandes almacenes Harrod"s, también propiedad de Al Fayed. Y remató con una risita irónica: "Fui para comprarle un regalo a Ana [Obregón]. Me costó 16 libras" (unas 4.000 pesetas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 1999