Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Final del Mundial sub 20

Un equipo en busca de un lugar en la historia

Iñaki Sáez ha utilizado principalmente a 14 jugadores, con una buena mezcla de técnica, potencia física y carácter frente a la dificultad

Después de dos semanas de partidos, resueltos con brillantez, apenas hay dudas en la selección española sub 20. El entrenador, Iñaki Saez, ha encontrado un dibujo que se ajusta a las características de los jugadores. El 4-2-3-1 no se ha alterado durante el torneo. El desarrollo del Mundial ha terminado por hacer una criba: los jugadores saben perfectamente su condición de titulares o suplentes. Sólo en la portería se ha producido la alternancia: Aranzubia o Casillas. En el resto de las líneas, los papeles se repartieron hace tiempo. La defensa está integrada por Coira, Jusué, Marchena y Bermudo. En el medio campo, Orbaiz juega como volante de cierre. A su lado, Xavi realiza el trabajo creativo. Los costados corresponden a Varela y Barkero, dos jugadores de largo recorrido y con llegada al área. Por detrás del delantero centro, Gabri aprovecha su vigor. La punta es propiedad de Pablo. Los números dicen algo del dudoso estado físico del equipo. De los 12 goles que ha marcado la selección española, diez se han conseguido en el primer tiempo. Esta diferencia en la producción obliga a pensar en un descenso en el rendimiento de los jugadores en la segunda parte. Como causa principal se apunta al sofocante calor que ha presidido la mayoría de los encuentros. La merma física ha afectado a la estructura del equipo, partido por la mitad en los peores momentos. Sáez ha remediado el problema con la inclusión de Yeste, un centrocampista que se asocia bien con Xavi. Por la izquierda, Rubén acostumbra a sustituir a Barkero, el jugador que más ha acusado la fatiga durante el torneo. En condiciones normales, Sáez alinea a los siguientes 14 jugadores:

ARANZUBIA (Portero, 19 años, Athletic de Bilbao). Potente, firme frente al juego alto frontal. Destaca por su poderosa pegada al balón, aspecto que Sáez ha considerado fundamental en determinados partidos, especialmente frente a Brasil, cuya defensa pasó por dificultades para detener el juego de lanzamiento largo y rechace del equipo español. Pasa problemas en los balones cruzados desde los lados. Ha alternado la titularidad con Casillas. Sáez le considera más fiable que el joven guardameta del Real Madrid frente a los equipos más inclinados al juego físico y aéreo.

CASILLAS (Portero, 17 años, Real Madrid). El jugador más joven del equipo. Se ganó un gran prestigio con su actuación el Europeo sub 16 en 1997 (España salió campeona). Compacto, rápido, buen juego con el pie, lee bien en el mano a mano. Sáez le ha preferido a Aranzubia ante equipos contragolpeadores. Su punto débil: la indecisión en los balones cruzados. Da menos garantías que Aranzubia en el juego aéreo.

COIRA (lateral derecho, 19 años, Compostela). Defensa con cierta voluntad para participar en el juego de ataque. Titular en todos los partidos. Se le han observado carencias en el marcaje (España ha sufrido sus mayores problemas por su lado).

JUSUÉ (central, 19 años, Osasuna). Jugador fogoso sin cualidades técnicas relevantes. Ha dado la impresión de estar superado por el partido en momentos más difíciles para el equipo (por ejemplo, frente a Mali). Tiende al pelotazo como primer recurso.

MARCHENA (central, 19 años, Sevilla). Alto, gran poderío físico. Ha resultado decisivo en el torneo. Buen cabeceador, mide con precisión los tiempos para interceptar la pelota. Es el defensa que mejor maneja la pelota, para beneficio de Orbaiz y Xavi, los siguientes en la cadena de transmisión.

BERMUDO (lateral izquierdo, 20 años, Barcelona). Un marcador de toda la vida. Difícil de sobrepasar. Tenaz. Apenas tiene influencia en el juego de ataque. Solvente.

ORBAIZ (medio centro, 20 años, Osasuna). Capitán del equipo. Jugador de carácter. Un adulto entre muchachos. Su actitud resulta contagiosa. Volante defensivo. Sencillo en su juego: pases cortos y poco complicados. Buen tiro de media distancia.

XAVI (medio centro, 19 años, Barcelona). Fenomenal instinto para el juego. Lector instántaneo de cada situación. Formidable pasador, sobre todo en distancias cortas y medias. Mejora cada jugada. Su actuación frente a Mali fue prodigiosa. Muy inteligente en el aspecto táctico, y con un valor añadido: defensivamente es mucho más de lo que parece.

VARELA (interior derecho, 19 años, Betis). Infatigable. Gran despliegue físico. Desborda más por potencia que por habilidad. Sabe de la importancia de llegar al segundo palo para rematar: así logró dos goles frente a Mali.

BARKERO (interior izquierdo, 19 años, Real Sociedad). Muy activo en los primeros tiempos de los partidos. Zurdo. Excelente arrancada. Sin embargo, no tiene una velocidad explosiva. Hábil. Notable pasador desde el ala izquierda. Decae visiblemente en las segundas partes.

GABRI (media punta, 20 años, Barcelona). Jugador versátil. Por tanto, sin rasgos muy definidos. En el Barça ha pasado por varios puestos. Compacto, fuerte, llegador al área. Le falta precisión para definir ante la portería.

PABLO (delantero centro, 19 años, Numancia). Oportunista, pero a veces tiene problemas para concretar frente a la portería. Más aprovechable por su dinamismo que por su técnica. Riguroso en la presión a los defensas rivales.

YESTE (centrocampista, 19 años, Athletic). Suplente habitual. Espigado, zurdo cerrado, gran técnica. A veces da la impresión de indolencia. Recuerda en casi todo al madridista Guti. Buena capacidad de asociación Xavi.

RUBÉN (extremo izquierdo, 20 años, Sporting). Zurdo, regateador, un poco confuso. Le falta claridad en el pase. Sustituto de Barkero en los últimos minutos de los partidos. Hijo de Cundi, antiguo internacional del Sporting.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de abril de 1999