Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer accidente mortal de un piloto en el circuito del Jarama

El circuito madrileño del Jarama vivió ayer el primer accidente mortal de sus 31 años de historia. El piloto Rafaele Fortunato, de 42 años, murió a las dos de la tarde al colisionar su coche contra otro vehículo durante los entrenamientos libres de la Copa Renault Clio Trophy, según los Bomberos de Madrid. El RACE, propietario del circuito madrileño, explicó anoche que el coche de la víctima impactó con el del piloto alemán en la recta principal del recorrido. El piloto italiano, que llevaba puesto el casco reglamentario, murió en el acto por fractura de la base del cráneo. El conductor alemán, Manfed Dolata, sufrió múltiples contusiones de carácter leve.

Los responsables del Jarama indicaron que el piloto alemán efectuó una "maniobra extraña e imprevista" después de que el jefe de pista mostrará la bandera roja y activara los semáforos rojos que obligan a pararse a todos los coches. El director de la carrera puso en marcha ese código de señales para permitir la entrada de una grúa que debía retirar un vehículo que inmovilizado en la escapatoria de la curva, al final de recta principal. "En ese momento, en la pista, a la altura del final de la línea de boxes, el vehículo número 74, pilotado por Manfed Dolata, efectuó una maniobra imprevista, siendo alcanzado violentamente por el vehículo que le seguía, con el número 49 y pilotado por Rafaele Fortunato", añadió el comunicado del RACE.

Las medidas de seguridad que incorpora el vehículo conservaron intacto el habitáculo, a pesar de la tremenda violencia del impacto, según el RACE.

El accidente mortal no va a afectar al desarrollo de la prueba Renault Sport ClioTrophy, que se estrena este fin de semana en el circuito madrileño, según los responsables del circuito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 1999