Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Críticas al fichaje de Ramón-Llin

El anuncio de que la candidatura autonómica del PP por la circunscripción de Valencia incluirá en puesto destacado a la ex consejera regionalista María Ángeles Ramón-Llin levantó ayer una polvareda de críticas en el resto de partidos políticos. El presidente de Unión Valenciana, Héctor Villalba, explicó que Eduardo Zaplana "menosprecia y desautoriza a sus cargos públicos y militantes" al prescindir de algunos de ellos en favor de "personas que sólo están en política por intereses personales". Villalba se refirió explicitamente a antiguos compañeros de filas como Fernando Giner, que ha sido propuesto como candidato a la Diputación de Valencia, los ediles de la capital valenciana Juan Vicente Jurado y Mayren Beneyto, y la propia Ramón-Llin. El presidente de UV recalcó que Zaplana y el PP "incentivan el transfuguismo". El portavoz de la gestora del PSPV, Andrés Perelló, indicó que el fichaje de Ramón-Llin es un "golpe bajo a Unión Valenciana, robarle espacio y comprar a una persona para que su presencia en las listas tenga incidencia en el mundo agrario". Perelló acusó al PP de carecer de "democracia interna" y dudar de sus propias expectativas electorales. Glòria Marcos, portavoz parlamentaria de Esquerra Unida, argumentó que Zaplana "reconoce una vez más su propia historia, ya que accedió a la alcaldía de Benidorm gracias a una tránsfuga". La representante de EU manifestó que las intenciones de Zaplana son "dinamitar a sus socios de gobierno y poder heredar el saquito de votos de Unión Valenciana". Las críticas de estos partidos con representació parlamentaria provocaron ayer la reacción del portavoz electoral del Partido Popular, Antonio Lis, que defendió la "dignidad" de la decisión de María Ángeles Ramón-Llin y arremetió contra los socialistas, especialmente contra su candidato Antoni Asunción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de abril de 1999