Brasil derrota a Japón y evita la crisis

Amoroso y Emerson lograron los goles de la victoria en un partido de discreta calidad

La selección brasileña no tuvo problemas para imponerse hoy a la japonesa y disipar las dudas sobre su juego que generó la derrota en Seúl ante Corea del Sur el pasado domingo. Las críticas al juego del equipo fueron tan subidas de tono que el partido frente a Japón alcanzó una gran importancia en Brasil.En la primera parte Japón salió muy ordenado, pero los brasileños se adelantaron en el marcador en una jugada por la derecha de Amoroso, delantero centro del Udinese italiano. El control del juego pertenecía a los brasileños, especialmente por la gran actividad de Felipe y Cafú en las dos bandas.

El equipo japonés, con su estrella Nakata muy presionado durante todo el partido, careció de centrocampistas que le llevaran al gol. En la segunda parte los brasileños se anotaron su segundo tanto y a partir de ese momento dominaron con gran facilidad. Rivaldo emergió en esos instantes y se convirtió en el jugador más destacado de su equipo.

JAPÓN 0

BRASIL 2Japón: Shimoda; Ihara (Morioka, m.62), Akita, Soma, Saito; Tasaka, Nanami, Itoh, Nakata; Nakayama (Yanagisawa, m.81) y Jo (Lopes, m.56). Brasil: Rogerio Ceni; Cafú (Rogerio, m.65), Odvan, César (Scheidt, m.45), Felipe; Juninho, Emerson, Flavio Conceicao, Rivaldo; Marcio Amoroso y Fabio Junior. Goles: 0-1, m.12: Amoroso, tras un error defensivo de Japón. 0-2, m.48: Emerson cabecea sin oposición y bate al portero Shimoda. Árbitro: Shamsul Maidin. Partido amistoso disputado en el Estadio Nacional de Sendagaya ante unos 65.000 espectadores.

Brasil marcó el segundo gol en el comienzo de la segunda parte. Emerson, uno de los tres internacionales supervivientes del Mundial de Francia (Rivaldo y Cafú eran los otros dos), anotó el tanto en un cabezazo que sorprendió al portero japonés.

La hinchada japonesa no abandonó la ilusión del empate, a la espera del milagro. Aunque tuvieron algunas oportunidades, los japoneses no pudieron desbordar a la defensa de Brasil.

El resultado supone un alivio para Wanderley Luxemburgo, que había prometido una corriente de aire fresco en el equipo tras la decepcionante actuación en Francia 98. Su primera medida ha sido utilizar a una mayoría de jugadores que disputan el campeonato brasileño. Los europeos apenas han merecido la atención del técnico. Jugadores como Roberto Carlos, Juninho o Denilson no parecen figurar en los planes de Luxemburgo, que tampoco puede disponer de Ronaldo, atacado por una tendinitis en una de sus rodillas. Desde la final de la Copa del Mundo, Ronaldo no ha conseguido jugar con regularidad en su club, el Inter del Milán. Su estado físico es un motivo de gran preocupación en Brasil, necesitada del poderío goleador de su gran estrella.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS