Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ÚLTIMA HAZAÑA DEL SIGLO XX

47.000 kilómetros de vuelta

El globo 'Breitling' aterrizó en Egipto, cerca de Luxor

El globo Breitling Orbiter III, pilotado por el suizo Bertrand Piccard y el británico Brian Jones, completó ayer su hazaña, tras haber dado ya el sábado la vuelta al mundo sin escalas, a la altura de Mauritania, al aterrizar al suroeste de El Cairo, en Egipto, a las 7.06 horas. Desde su salida en Château d"Oex, en los Alpes suizos el pasado día 1, el globo ha recorrido unos 47.000 kilómetros en 20 días.La maniobra de aterrizaje se efectuó sin grandes problemas, en unas siete horas, sobre las arenas del desierto a unos 50 kilómetros de Mut, al oeste de la ciudad de Luxor. Los pilotos y el centro de control de vuelo, en Ginebra (Suiza), decidieron no acercarse más a las famosas pirámides a causa de los vientos que azotaban la zona, y por ello Piccard y Jones debieron esperar unas cuatro horas a que un helicóptero y otros grupos de rescate llegaran hasta elllos. Estaban "extremadamente fatigados", pero en buen estado y felices.

El globo, tras una última etapa desde Mauritania (3.000 kilómetros) a 220 kilómetros por hora y 11.000 metros de altura, comenzó el descenso hacia las 4 horas del domingo, cuando cruzó la frontera de Libia con Egipto y en apenas una hora pasó de 10.000 a 1.600 metros, se estabilizó y aterrizó tras un intento fallido.

Los organizadores, los pilotos y el único patrocinador de la vuelta al mundo en globo, el relojero suizo Breitling, rechazaron revelar el coste de la aventura que, según estiman los expertos, se elevaría a más de 3,5 millones de dólares (unos 535 millones de pesetas). El costo de un globo como el que emplearon Piccard y Jones varía entre los 810.200 dólares, unos 140 millones de pesetas) y los 3,24 millones de dólares (más de 500), indicó su constructor, Don Cameron, presente en el centro de control de la expedición en Ginebra.

El globo en el que volaron 46.759 kilómetros en 19 días, 21 horas y 55 minutos, es el más perfeccionado de todos los fabricados por Don Cameron, según admitió éste. Al costo de fabricación hay que añadir el precio de los equipos interiores, los instrumentos de navegación y el combustible. Y sumarse las transmisiones entre el globo y el centro de control, las autorizaciones de sobrevuelo sobre la veintena de países atravesados y los viajes a China de Piccard y sus colegas para conseguir el permiso de paso por el país.

Los dos meteorólogos que guiaron la operación desde Ginebra, el belga Luc Trullemans, y el suizo Pierre Eckert, claves en el éxito, declararon que trabajaron gratuitamente, por amistad con Piccard. Incluso en los costos entrarían los gastos de alquiler del avión del relojero suizo que sobrevoló el globo desde su aterrizaje en el desierto egipcio, avión en el que viajaron un grupo de periodistas, cuyas imágenes deben ser redistribuidas en forma gratuita. Pero todo ha valido para la hazaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 1999