Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentaria también apuesta por el tamaño

Francisco González se declara abierto a fusiones, compras o alianzas nacionales e internacionales

Madrid< / ciudad>
Los tambores de las fusiones no paran de resonar en el sector financiero español. Ayer también se dejaron oír en la junta de accionistas de Argentaria. Tal vez por ello, el presidente del grupo, Francisco González, se apresurara a clarificar su postura. Argentaria apuesta por crecer y quiere tomar parte "activa" en las fusiones, compras o alianzas que se puedan producir. Y no sólo piensa en el mercado nacional, también en el internacional. Ahora bien, González no quiere "crecer por crecer", ni que la hipotética fusión se utilice para solucionar los problemas de su socio. El presidente de Argentaria volvió a reclamar una profunda reforma del mercado laboral y que se acelere la liberalización de la economía.

"Es el momento de crecer". El presidente de Argentaria, Francisco González, respondía así a las preguntas, tanto de sus accionistas como de los mercados, sobre la estrategia que va a seguir su grupo ante la oleada de fusiones, alianzas y adquisiciones que se están sucediendo en el sistema financiero internacional.

En el discurso ante la junta de accionistas, que se celebró ayer en Madrid, González remarcó que el tamaño "es un objetivo en la estrategia de Argentaria". "Pero", matizó, "no nos planteamos crecer por crecer, sino un crecimiento rentable, adecuado a nuestra estrategia".

Una de las formas de crecer es mediante fusiones o compras, movimientos en los que González quiere que Argentaria tenga una posición activa. "Por supuesto que vamos a continuar valorando oportunidades de fusión, adquisición y alianzas, tanto a nivel nacional como internacional. Y no de una forma pasiva, sino activa. Pero lo haremos como siempre lo hemos hecho: con rigor, con prudencia y buscando la máxima creación de valor para nuestros accionistas", dijo.

González está dispuesto a poner condiciones para participar en una fusión. "Tenemos muy claro cuál es nuestra meta", dijo a sus accionistas, "y si en el camino encontramos socios que comparten nuestra filosofía y persiguen la misma meta, podremos avanzar juntos".

Este meridiano mensaje inicial a favor de las fusiones no despejó del todo las inquietudes de los accionistas. Tres de los catorce que tomaron la palabra en el turno de ruegos y preguntas insistieron en que profundizara en el asunto.

Competir a precios bajos

Francisco González recogió el guante con sumo gusto, repitió los argumentos centrales de su anterior disertación e introdujo algunas nuevas reflexiones de calado. Recordó que Argentaria ha hecho un gran esfuerzo en los últimos ejercicios para competir en igualdad de condiciones en España —"ya podemos competir incluso a precios más bajos que los demás", dijo—, y lanzó un aviso para navegantes: la fusión en la que intervenga Argentaria no deber servir para solucionar los problemas del hipotético socio. "No queremos un socio que sólo busque la solución a sus problemas", dijo.

El presidente del tercer grupo bancario español hizo, no obstante, una cerrada defensa de su modelo. "En Argentaria creemos firmemente en nuestras capacidades y en nuestro potencial de distribución doméstico, en el que todavía tenemos recorrido para alcanzar el nivel óptimo (. . .) vamos a seguir avanzando en el desarrollo de nuestra estrategia, que consolidará a Argentaria como una sólida franquicia global", explicó.

También como respuesta a un accionista —el turno de ruegos y preguntas estuvo realmente movido y fue tenso en algunos momentos—, Francisco González abordó un análisis sobre la crisis financiera en Latinoamerica y Asia.

En su opinión, la crisis de los mercados aún no está superada. "Los mercados están altamente sensibilizados y los riesgos de un recrudecimiento de la tensión financiera son todavía altos". No obstante, señaló que los riesgos de Argentaria en Asia y Latinoamérica son prácticamente nulos.

Fue en ese momento cuando aprovechó para lanzar una puya a los competidores que han realizado fuertes inversiones en Latinoamérica (Banco Santander Central Hispano y Banco Bilbao Vizcaya, aunque no los citó). Apeló a la prudencia y dijo que "estamos ante una carrera de 10.000 metros, no de 100 metros, que acaba de comenzar".

El presidente de Argentaria hizo un recuento de los principales hitos del grupo durante 1998, como la privatización total o la fusión en una sola entidad de todos los bancos que los formaban (Banco Exterior, Caja Postal y Banco Hipotecario). También hizo balance económico del ejercicio pasado.

Un año que se cerró con unos beneficios netos atribuidos de 440, 43 millones de euros (73.283 millones de pesetas), lo que supuso un incremento del 16,3% respecto a los alcanzados el ejercicio precedente. Argentaria repartirá un dividendo total de 81 pesetas brutas por acción. Ello representa un aumento del 9,8% sobre el distribuido con cargo al ejercicio de 1997. González resaltó que el grupo cerró al año pasado con unos resultados por encima de los objetivos marcados y recalcó que "Argentaria es un banco rentable, sano y sin sorpresas".

Por su parte, el consejero delegado de la entidad, Francisco Gómez Roldán, se encargó de exponer ante los accionistas un análisis más minucioso tanto del balance como de la cuenta de resultados de la entidad. Gómez Roldán anunció que está trabajando en la elaboración de un nuevo programa de objetivos a tres años. En 1999 finaliza el actual, que es el primero que se elaboró tras la llegada de Francisco González a Argentaria, a mediados de 1996.

La junta general de accionistas de Argentaria aprobó el nombramiento como nuevo consejero no ejecutivo a Juan Carlos Alvarez Mezquiriz.

Actual copresidente del Grupo Eulen, donde ha desarrollado la totalidad de su carrera profesional, Álvarez Mezquiriz es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid. Con este nombramiento, el consejo de Argentaría queda formado por un total de 14 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 1999

Más información

  • El grupo no quiere un socio que "sólo busque la solución a sus problemas", manifestó Gónzález