COPA DE LA UEFA CUARTOS DE FINAL

El Atlético mide su falta de gol

La soledad de José Mari y su cansancio, principal preocupación rojiblanca ante el Roma

Sepultadas sus posibilidades de título en la Liga, con la Copa del Rey demasiado lejana en el horizonte, el Atlético vuelve esta noche a la competición en la que tiene depositadas todas sus ilusiones y en función de la cual ha tomado sus últimas decisiones: la Copa de la UEFA, con la visita del Roma (21.30, Antena 3) en la ida de los cuartos de final. La reunión, a priori, podría resumirse así: una defensa de mantequilla, la del Roma, contra un problema goleador evidente, el del Atlético.La principal preocupación de los rojiblancos vuelve a ubicarse más en sí mismo que en el rival, concretamente en su lastimada delantera. Allí arriba tiene únicamente a José Mari, que a los inconvenientes de su soledad añade los de su cansancio actual. Y eso que el partido encaja al milímitero en las características del sevillano: la lentitud de los centrales rivales, el frecuente abandono de los laterales, la defensa zonal adelantada... El problema es que José Mari, como se advirtió el sábado ante el Oviedo, está al borde de la extenuación. Y como no tiene recambio, no le pueden dejar parar.

Más información
Botafumeiro para el Celta en Marsella
Aguiar: "Lo mejor que podría pasar es que el Roma jugara a ganar"

Sí descansaron otros el sábado, como Jugovic, Serena, Aguilera y Roberto. Los cuatro irrumpirán de nuevo en la alineación del Atlético, de la que se caerá obligatoriamente Venturín -no puede jugar en competición europea- y por decisión técnica Valerón, un jugador fuera de forma y aún bajo los efectos de los tiempos de Sacchi: juega cohibido, demasiado pendiente de las coberturas defensivas, sin aparecer por las zonas de la verdad con la frecuencia que demandan sus cualidades.

El caso es que el Atlético que se medirá esta noche ante el Roma tendrá mucho que ver con el que goleó al Espanyol a domicilio en la Copa del Rey (1-4). No tienen los rojiblancos la intención de meter demasiadas revoluciones al partido, ni de dejarse llevar por vientos descaradamente ofensivos. Afrontan el partido con cautela, sin muchas ganas de conceder espacios al rival y con el orden como premisa básica. Desde lo racional antes que lo pasional. Teme el Atlético el tan traído gol en contra en este tipo de competiciones y por eso sus planes de victoria pasan en todos los casos por conservar a cero la portería propia.

Del Roma, un equipo que ha ido a recuperar la autoestima justamente en vísperas del choque con el Atlético, todas las noticias anuncian un arriesgado planteamiento de ataque. Pero en el Atlético desconfían. Sospechan que los italianos atacarán, sí, pero no de una forma tan suicida como se pronostica. De hecho, los romanos destacan más en esta competición, donde han eliminado al Silkeborg, Leeds United y Zurigo, por los pocos goles que reciben (tan sólo dos, y en el mismo partido; cinco veces conservaron su puerta a cero) que por los que marca (siete, prácticamente a uno por cita). De los romanos, los rojiblancos temen su tridente ofensivo y la incorporación desde de Di Biagio y Tommasi.

Atlético: Molina; Aguilera, Santi, Chamot, Toni; Roberto, Jugovic, Baraja, Serena; Juninho; y José Mari.

Roma: Chimenti; Cafú, Zago, Aldair, Candela; Tommasi, Di Biagio, Di Francesco; Paulo Sergio, Delvecchio o Fabio Junior y Totti. Árbitro: Sars (Francia).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS