Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'Armada' se queda sin hombres

Derrotas de Arantxa, Serna, Ruano y Alonso en el Abierto de Australia

Las ilusiones españolas en el Open de Australia sufrieron ayer el penúltimo revés. La jornada que ponía punto final a la segunda ronda del torneo se saldó con las eliminaciones de Julián Alonso, Arantxa Sánchez Vicario, Magüi Serna y Virginia Ruano. Fue la segunda escabechina consecutiva que sufrió la Armada, y dejó solas a Conchita Martínez y María Antonia Sánchez, que habrán jugado sus partidos de tercera ronda esta madrugada. La derrota de Arantxa fue la más sorprendente, porque se trata de la única cabeza de serie femenina que resultó eliminada. Su rival, Barbara Schett, una austriaca de 22 años cuya fulminante progresión la ha llevado hasta el 20º puesto mundial, no le dio ninguna opción. Jugó a tiros ganadores y Arantxa quedó rápidamente desbordada, tal como ya le había ocurrido hace una semana en el torneo de Sidney. Esta vez perdió en dos sets por un doble 6-2. Sin embargo, resultó todavía más trágica la demolición del catalán Julián Alonso. Korda, acribillado estos días por comentarios sobre su dopaje, no pareció en absoluto afectado por la situación que está viviendo y jugó de forma impecable. Ganó a Julián por 6-3, 6-1, 6-1 y le cerró la boca con su juego. Alonso había comentado que tenía muchas ganas de vencer a Korda. Pero el checo le demostró que sólo con ganas no se va a ninguna parte. Hace falta apoyarlas con mucho trabajo y buenos golpes. Y Julián está aún lejos de su mejor forma. Algo parecido le ocurrió a la canaria Magüi Serna, que no encontró armas para frenar la avalancha de golpes ganadores que le mandó la norteamericana Serena Williams (6-1, 6-3). Ruano perdió con Lijovtseva (6-2, 6-3) y acusó la lesión que arrastra en los abductores.La jornada se cerró sin ningún triunfo español y con la Armada prácticamente desarbolada. El desastre del cuadro masculino -ningún español se clasificó para la tercera ronda- fue similar a los que habitualmente sufre el tenis español en el torneo de Wimbledon. En el Open de Australia esta situación no se producía desde 1994 y 1995, pero entonces los jugadores que se desplazaban a Melbourne eran muchos menos. Este año 14 jugaron la primera ronda masculina.

MÁS INFORMACIÓN

"Esto es sólo el principio de la temporada", adujo Alonso cuando se le preguntó por el desastre vivido por la Armada en Melbourne. "Yo mismo acabé jugando sin confianza y sin saber casi ni dónde estaba. Pero el año es muy largo. Y estoy convencido de que todos iremos mejorando". El principal argumento de los españoles ha sido la falta de tiempo de preparación para afrontar este inicio de temporada. Arantxa se sumó, en este sentido, a los razonamientos expuestos en días anteriores por Moyà (problemas en el hombro derecho) y Corretja (cansancio físico y mental). "Mi principal problema es que no pude hacer una buena pretemporada: sufrí una lesión en la muñeca a principios de diciembre, y luego estuve enferma otros 10 días. Y eso se nota. Me falta rodaje. Es evidente que no estoy en mi mejor momento", comentó la española.

Tras las dos primeras rondas, el cuadro masculino parece más abierto que nunca. Ayer, Greg Rusedski (8º) se sumó a la lista de cabezas de serie eliminados (son ya seis). En el cuadro femenino, en cambio, sólo Spirlea (13ª), Schnyder (8ª) y Arantxa (4ª) han sido eliminadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de enero de 1999