Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bolsa de Nueva York seguirá 50 años en Wall Street

La sede de la Bolsa de Nueva York, el mayor mercado de valores del mundo, permanecerá al menos otros 50 años en Wall Street, la calle más famosa del distrito financiero del sur de Manhattan. Un acuerdo con las autoridades municipales y estatales neoyorquinas, que supone un montante de 910 millones de dólares (alrededor de 130.000 millones de pesetas), tiene la culpa.En los últimos meses, los responsables de la Bolsa de Nueva York habían dicho que ésta ya no cabe en su histórica sede y amenazado con desplazarse a otro punto de Nueva York, e incluso al Estado limítrofe de Nueva Jersey, si no obtenía mejores instalaciones y beneficios fiscales.

La ciudad de Nueva York no podía permitirse la pérdida de prestigio que representaba el traslado de Wall Street. Supondría la desintegración de su distrito financiero, que gira en torno al mercado de valores, con un notable perjuicio para el desarrollo de la economía de la zona.

Por ello, las autoridades municipales han acordado comprar una parcela a escasos metros del actual parqué para construir un nuevo edificio. El desembolso será de 400 millones de dólares (unos 57.000 millones de pesetas). Además, facilitará descuentos fiscales a la Bolsa de Nueva York por valor de otros 160 millones de dólares (unos 23.000 millones de pesetas).

El mercado de valores aportará 350 millones de dólares (casi 50.000 millones) para equipar las nuevas instalaciones y pagará una renta anual de 10 millones de dólares (1.420 millones de pesetas) durante los 50 años del nuevo contrato, que se podrían prolongar otros 49.

El Manhattan del siglo XXI

El nuevo edificio, que empezará a construirse en el 2001, tendrá dos parqués de 4.600 metros cuadrados cada uno y 20 plantas de oficinas. Por encima de las dependencias del nuevo Wall Street habrá otros 30 pisos de oficinas. Ello hará de este rascacielos el primer gran proyecto arquitectónico del nuevo siglo en Manhattan.

"El rápido aumento del mercado en los últimos años y nuestras perspectivas de crecimiento en el futuro hacen necesario el traslado a un centro de operaciones de alta tecnología", dijo el presidente de la Bolsa neoyorquina, Richard Grasso, en el acto de presentación de un proyecto que el alcalde, Rudolph Giuliani, ha definido como un regalo de Navidad a Nueva York.

En la Bolsa de Nueva York cotizan más de 3.000 empresas de más de 50 países y en sus dependencias trabajan 3.000 intermediarios financieros. En 1997, el parqué de Wall Street fue testigo del cambio de manos de 133.000 millones de acciones por valor de 5,8 billones de dólares, casi 825 billones de pesetas, cifra 10 veces superior al PIB español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de diciembre de 1998