Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis de Coalición Canaria se salda con la elección de un nuevo líder

Las Palmas de Gran Canaria

El candidato de Coalición Canaria (PP) a la Presidencia en las próximas elecciones autonómicas será Román Rodríguez, un joven político del ala izquierda de la formación que gobierna el archipiélago junto al PP. Ése ha sido el inesperado desenlace de la crisis vivida en las últimas semanas por CC, que ha supuesto la renuncia al liderazgo de sus pesos pesados: Manuel Hermoso, Lorenzo Olarte y José Carlos Mauricio.

La cercanía de las próximas elecciones autonómicas y locales del 13 de junio ha provocado una grave crisis en el seno de Coalición Canaria que la formación nacionalista ha podido finalmente superar gracias a la "decidida apuesta de renovación" que ha realizado su Consejo Político Nacional. El coste de este proceso ha sido la retirada definitiva de la política del actual líder nacionalista y presidente canario, Manuel Hermoso, y la renuncia a la candidatura para sucederle en el cargo de Lorenzo Olarte, vicepresidente autonómico, y de José Carlos Mauricio, portavoz de CC en el Congreso de los Diputados.

La nominación ha recaído finalmente en Román Rodríguez, un médico de 42 años que milita en la formación de izquierdas Iniciativa Canaria (ICAN) y dirige actualmente el Servicio Canario de Salud.

La clave del enfrentamiento estriba en la complejidad de la composición de CC y el delicado equilibrio de poderes entre los cinco partidos que la integran: la Agrupación de Independientes de Canarias (AIC), con el peso específico de los tinerfeños de Hermoso; el Centro Canario Nacionalista (CCN), integrado por ex ucedistas y liderado por Olarte; Iniciativa Canaria (ICAN), que dirige Mauricio, y, como fuerzas minoritarias, la Asamblea Majorera (AM) y el Partido Nacionalista de Lanzarote (PNL).

La pugna se inició a raíz de un pacto suscrito entre las AIC e ICAN por el que se desplazaba de la candidatura a Olarte, quien reclamaba para sí ese derecho alegando la existencia de un supuesto acuerdo de alternancia, en el sentido de que el liderazgo de CC fuera asumido primero por un político de Tenerife y posteriormente por uno de Gran Canaria.

La sombra del pleito insular volvía así a cernirse sobre los nacionalistas, que no han podido sustraerse a lo largo de la legislatura a acusaciones sobre supuestos desequilibrios provinciales en el reparte de poder. "Canarias es así", afirmó Olarte.

En respuesta a esta "traición", el dirigente centrista difundió una carta en la que denunciaba dicho desequilibrio a favor de Tenerife; condicionaba su retirada a la apertura de un proceso de renovación que obligara también a Hermoso y Mauricio -con quien ha mantenido un abierto enfrentamiento- a renunciar a toda aspiración a la Presidencia, y proponía sorprendentemente a un hombre de ICAN como candidato alternativo.

De este modo, Olarte, que llegó a hablar de "posible ruptura" de CC, abrió un debate en la formación de izquierdas sobre el liderazgo de Mauricio, quien finalmente cedió a favor de Rodríguez conservando para sí la portavocía del grupo canario en Madrid.

La nominación unánime de Rodríguez ha sido, por tanto, una "salida de consenso", con la que los nacionalistas han iniciado un proceso de renovación generacional por un lado, y estructural por otro, ya que han anunciado su constitución como partido único a partir del próximo congreso que celebrarán en enero.

Aún está por ver como pueden afectar estos cambios al apoyo parlamentario que CC presta al Gobierno de José María Aznar en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de diciembre de 1998

Más información

  • Román Rodríguez, candidato a presidente