Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una novela ambientada en la noche valenciana gana el premio Pere Quart

El escritor Paco López Diago (Valencia, 1958) ha sido galardonado con el premio Pere Quart d"Humor i Sàtira, dotado con dos millones de pesetas, que convoca el Ayuntamiento de Sabadell y publica la editorial La Campana, por la novela L"home que no volia avorrir les dones. La obra, una recreación de la noche valenciana a través de un protagonista que, muy a su pesar, cae en las garras del amor, ha convertido a López Diago en el primer autor no nacido en Cataluña que obtiene el galardón, instituido en 1987 y abierto a todos los géneros literarios. Pese a que se inició en la escritura hace 25 años, López Diago ha publicado únicamente dos libros, en pequeñas editoriales valencianas. Varios desengaños le llevaron a recelar de los premios literarios -"mi hijo ya no me llamaba papá, sino finalista", bromea el autor- y fue su esposa quien rescató la obra, una de las muchas que mantiene inédita, y la presentó al Pere Quart. El autor, que se inspiró en sus propias vivencias y en las de sus amigos para construir la novela, describe cómo el personaje central se va sumergiendo en un típico proceso de enamoramiento. El escritor lo denomina "las fases del rossí" que define del modo siguiente: "En la primera fase, el rossí, un hombre se siente atraído por una mujer; en la segunda, el rossí bou, entra a trapo con ella; llega después el rossí animal, en la que ya no tiene ningún reparo ni delicadeza, y finalmente el rossí patètic". Durante la presentación de L"home que no volia avorrir les dones, la semana pasada en Barcelona, López Diago estuvo apadrinado por el también escritor valenciano Ferran Torrent. El autor de Gràcies per la propina elogió la obra ganadora del Pere Quart por su "buen tratamiento del lenguaje" y felicitó al autor por haber construido "una historia muy sincera, en la que no pretende demostrar nada". Torrent le aconsejó que siga en esta línea, que mantenga los pies en el suelo y no se deje inhibir por el premio "porque sé de al menos dos autores que se han dado a conocer con premios importantes y luego el miedo les ha impedido volver a escribir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 1998