Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funcionarios recurren al Síndic de Greuges ante la masiva subcontratación de servicios por el Consell

La Junta de Personal de Servicios Centrales, que agrupa a los 15.000 funcionarios de la Generalitat valenciana, se reunió ayer con el Síndic de Greuges, Luis Fernando Saura, para presentarle su queja formal por la falta de información sobre los servicios que el Gobierno valenciano subcontrata a empresas externas a la Administración, lo que se conoce como "asistencias técnicas". Según la Junta, este tipo de subcontraraciones ha proliferado mucho en los últimos años, sin que la Generalitat haya informado del número de empresas ni de las labores que desempeñan, aduciendo que la Junta no tiene competencias en este tema. Tras la reunión mantenida en la sede del Síndic en Alicante, Saura emplazó a los funcionarios a un segundo encuentro, en el que les comunicará si ampara o no su reivindicación. Los miembros de la Junta sospechan que las asistencias técnicas no se ajustan a derecho, porque deberían emplearse únicamente para servicios concretos durante un periodo de tiempo limitado. La Junta denunció que, por el contrario, las empresas privadas cumplen en la Generalitat todo tipo de servicios, desde la vigilancia de puertas hasta la resolución de adjudicaciones. Los funcionarios denunciaron que la utilización de este método falsea el anuncio de reducción en gasto de personal de la Administración, puesto que "lo que se recorta en un capítulo se incrementa en otros", y añadieron que supone un aumento de la precariedad laboral y es causa directa de la congelación de la oferta de empleo público de los últimos años. Desde la Junta de Personal se añade que el Tribunal Constitucional obliga a las administraciones públicas a funcionarizar determinados servicios que exigen una serie de responsabilidades, que en el caso de la Comunidad Valenciana pueden quedar en manos de trabajadores privados, que emplean las instalaciones de la Generalitat. Por otra parte, ayer se reunió la mesa de la función pública, en la que se negocian los aspectos laborales de los funcionarios de la Generalitat. El encuentro fue valorado positivamente por las centrales sindicales, que destacaron "avances significativos" en la negociación. El mayor logro, según se pronunciaron ayer los dos sindicatos mayoritarios UGT y CC OO, se encuentra en que se ha conseguido centralizar toda la negociación en el seno de la mesa de la función pública, evitando la dispersión de las mesas sectoriales. Entre los aspectos que se estudiarán por parte de la Administración y que deberán estar acordados antes de que acabe el mes de febrero de 1999, destacan la oferta de empleo público para enseñanza, sanidad y administración pública, la homogeneización de las retribuciones de todo el personal al servicio de la Generalitat y la revisión de los pluses. CC OO ha propuesto la necesidad de un incremento del capítulo de personal del presupuesto de unos 11.000 millones de pesetas para adecuar las retribuciones de los funcionarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de noviembre de 1998