Desarman la barca de Banyoles para trasladarla a un hangar

Técnicos de las empresas que construyeron el catamarán L"Oca, cuyo naufragio causó la muerte de 20 jubilados franceses en el lago de Banyoles, empezaron ayer a desarmar la embarcación, que en los próximos días será trasladada a un hangar del aeropuerto de Girona. Los propietarios de la barca siniestrada, Bartomeu Gayolà y Simón Rodríguez, acusados de 20 delitos de homicidio grave, siguieron desde la orilla del lago el inicio de estos trabajos. Los dos únicos acusados por el trágico naufragio permanecen en libertad provisional ya que la Audiencia de Girona confirmó recientemente el auto de libertad dictado por el Juzgado número 7. Empleados de la empresa Tudor procedieron a extraer los líquidos del interior de las baterías mediante bombas para facilitar su desmontaje. El contenido de estos acumuladores, que tienen ácido sulfúrico y plomo, hizo temer una posible contaminación del lago tras el naufragio. La retirada de las 80 baterías, cuyo peso en conjunto supera en cuatro toneladas el de la dotación eléctrica original del barco, aligerará el catamarán y facilitará su transporte. Los empleados de los astilleros Polimar 3.000, que construyeron la embarcación, desmontaron la cabina, las barandillas y las sillas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de noviembre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50