Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almunia y Borrell aparcan sus roces para concentrarse en ganar las elecciones

José Borrell, candidato socialista a la presidencia del Gobierno, y Joaquín Almunia, secretario general del PSOE, intentaron demostrar ayer que el interés de ambos y de "millones de ciudadanos" en ganar las próximas elecciones prevalece sobre las discrepancias entre ellos, que esperan ir atenuando en la vida cotidiana. Esta actitud prueba, sin embargo, que el conflicto sobre el papel que cada uno de los integrantes de la bicefalia socialista debe representar y, en particular, la discusión sobre a quién de ellos corresponde la interlocución con el Gobierno y las demás fuerzas políticas, siguen sin resolverse.

MÁS INFORMACIÓN

La estrategia elegida por ambos dirigentes socialistas para zanjar el asunto de sus desavenencias parece consistir en que estos roces dejen de ser tratados por los medios de comunicación y, en cambio, empiecen a ser difundidas sus propuestas políticas propias de la labor de oposición.En esta línea, Borrell y Almunia inauguraron ayer las sesiones de trabajo de la Comisión de Programa Electoral, compuesta por ocho mujeres y ocho hombres, casi la mitad de ellos independientes, que el candidato coordina y el secretario general preside. Todos ellos comparecieron ayer en el salón de actos de la sede del PSOE en Madrid con una escenografía en la que Borrell y Almunia se sentaron codo con codo, en primera línea, para dar una explícita imagen de buena convivencia entre ellos. En varias ocasiones ambos empezaron sus intervenciones mencionando al otro: "Como dice Joaquín..."; "Como dice Pepe...".

Consecuencias electorales

Veinticuatro horas antes, varios miembros de la Ejecutiva Federal socialista habían lamentado en presencia del candidato y el secretario general las "filtraciones periodísticas" sobre las desavenencias entre ambos y habían dramatizado las nefastas consecuencias que ello tiene para las expectativas electorales del partido. José Bono, presidente de Castilla-La Mancha; Manuel Chaves, presidente de Andalucía; José Luis Rodríguez Zapatero, Ana Noguera y Alfredo Pérez Rubalcaba, entre otros componentes de la dirección del PSOE, hicieron un encendido alegato en favor de enterrar de una vez las discrepancias internas y poner todo el énfasis en dar a conocer las propuestas socialistas. El presidente castellano-manchego señaló, en este sentido, que el único objetivo que debía mover a todos los socialistas es el de ganar las próximas elecciones.Esta reflexión fue asumida publicamente por Borrell y Almunia. Ambos se negaron ayer de manera tajante a contestar a los periodistas cualquier pregunta relacionada con la conversación que habían mantenido el martes por la mañana, y de la que, al parecer, no surgió la solución al conflicto sobre quién de los dos debe representar al PSOE en las relaciones con el Ejecutivo y los demás partidos políticos.

De hecho, cuando Borrell fue preguntado directamente sobre quién va a ir a La Moncloa la próxima vez para hablar de la tregua de ETA, el candidato socialista respondió al periodista advirtiéndole de que iba a frustrar su curiosidad porque no acepta hablar de ese asunto. Por su parte, Joaquín Almunia explicó: "Vamos a seguir trabajando juntos, los dos, para algo que nos une a nosotros y a muchos millones de ciudadanos y que es ganar las elecciones. Eso está por encima de problemas de funcionamiento de menor cuantía".

Tras pedir disculpas a los medios de comunicación presentes en la sede central del PSOE por haber comparecido con 45 minutos de retraso sobre la hora prevista, José Borrell subrayó que el próximo programa electoral del PSOE pretende concitar la mayor participación ciudadana posible. "No se trata de que se reúnan los sabios más sabios, sino de que junto a los expertos tenga oportunidad de expresar sus propuestas cualquier español que simpatice con el proyecto de los socialistas", explicó el candidato socialista a La Moncloa.

Entre los miembros de la comisión electoral se encuentran figuras independientes como Victoria Camps, José María Mendiluce, Vicente Navarro y Mercedes Cabrera, y junto a ellos trabajaran experimentados políticos socialistas como Ramón Jáuregui, Juan Manuel Eguiagaray, Carlos Alonso Zaldívar, Manuel Escudero, Matilde Fernández, Cristina Narbona, Magdalena Álvarez y Ana Noguera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 1998

Más información

  • El PSOE abre un proceso participativo para elaborar su programa