Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mujer tiroteada por su cuñado en una pelea conyugal queda paralítica

La bala le ha destrozado la décima vértebra de la espina dorsal. El daño es irreparable. Nadya Otmahi, de 38 años, la mujer que fue tiroteada por su cuñado el lunes cuando intentaba defender a su hermana, ha quedado paralítica de cintura para abajo, según informaron ayer fuentes del hospital Ramón y Cajal, donde permanece ingresada Otmahi. El agresor, Feredoune B., un iraní de 45 años, fue detenido ayer por el Cuerpo Nacional de Policía cuando se encontraba en casa de unos amigos, según la Jefatura Superior de Policía.Otmahi llegó de Marruecos hace unos días. Su hermana, Rachida, de 33 años, le pidió que viniera porque estaba en pleno trámite de separación. El matrimonio tiene dos hijos, uno de seis años y otro de 20 meses. A Rachida, su marido la maltrata psíquicamente, según denuncia. "No me pegaba porque temía que le denunciara a la policía", señaló ayer en la puerta del hospital donde está ingresada su hermana. "Me daba una hora para hacer la compra y, aunque no hubiera comprado todo lo que tenía que comprar, tenía que volver a casa corriendo para que no se enfadara", añadió.

La situación matrimonial era insostenible y decidió separarse. Filis la amenazó. "Le dijo que si se iba, la mataba. Y que si no era suya no era de nadie", afirmó una amiga de Rachida.

Filis acudió en la noche del lunes al domicilio conyugal, en la calle del Zurrón, 16, en el distrito de Barajas, con la intención de cumplir su amenaza. Aporreó la puerta de la vivienda, pero su mujer y su cuñada no le dejaron entrar. Rachida salió para hablar con él. Llevaba a su hijo menor en brazos. Filis discutió con ella y sacó su pistola para dispararla. Nadya salió en defensa de su hermana, se interpuso en la trayectoria de los proyectiles y recibió tres impactos.

Además del disparo en la columna, le alcanzaron dos balas en la cabeza. Una se le incrustó un centímetro en la frente. La otra no le llegó a atravesar el cráneo, cerca de la nuca. La policía encontró tres casquillos del calibre 22 en el lugar del suceso.

Filis fue detenido ayer. A sus espaldas carga con cuatro detenciones por tráfico de drogas entre 1986 y 1993, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía. Tiene otra detención (en 1992) por un delito de lesiones (aunque la policía no concretó si se las produjo a Rachida) y una orden judicial de búsqueda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de octubre de 1998

Más información

  • La policía detuvo anoche al supuesto agresor