Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Vuelta quiere anular su paso por Francia

Laurent Brochard planea querellarse contra el Tour por haberle excluido

Las consecuencias de los problemas suscitados a lo largo del Tour de Francia por las investigaciones policiales contra el dopaje no parecen tener fin. Mientras varios gobiernos europeos se plantean cuál debe de ser su postura en relación al dopaje en el deporte, los organizadores de la Vuelta Ciclista a España -la empresa Unipublic- anunciaron su intención de cambiar el recorrido de una de las etapas para evitar pisar territorio francés.Aunque por el momento no hay resolución, la decimotercera etapa, con salida y llegada en la localidad aragonesa de Sabiñánigo, podría ver modificada la parte de su recorrido que atraviesa territorio francés -unos 100 kilómetros, desde el puerto de Somport hasta el Col de Pourtalet-. Esa sería una medida preventiva para evitar una hipotética intervención de la policía francesa contra algunos corredores. Por otra parte, supondría un espaldarazo a la postura de los equipos españoles ONCE, Banesto, Kelme y Vitalicio Seguros, que decidieron retirarse del Tour de Francia el pasado 29 de julio, después de la intervención policial contra el equipo TVM.

El director deportivo del ONCE, Manuel Saiz, se mostró ayer satisfecho por los planes de los organizadores de la Vuelta. "Me causa mucha alegría que todos los estamentos del ciclismo estén sabiendo estar con los equipos que abandonamos el Tour de Francia", señaló Saiz, que por otra parte lamentó que el público francés pudiera perderse la carrera. El técnico agregó que su equipo va a respetar "cualquier decisión" que se tome.

La persecución policial ha provocado también una reacción airada del vigente campeón del mundo de ciclismo, el francés Laurent Brochard, excluido del Tour el 17 de julio junto a su equipo, el Festina. Brochard anunció ayer su intención de emprender acciones legales contra el Tour. "No había derecho a excluirnos, pues ningún miembro del equipo tuvo problemas en los controles antidopaje. Se nos prohibió trabajar y no vamos a dejar que jueguen con nosotros", explicó el ciclista en una entrevista al diario francés Orne Hebdo.

El debate sobre el dopaje sigue. El Gobierno británico pasó la responsabilidad al Consejo de Deportes. En Bélgica existe una ley que prohíbe el dopaje, pero en Flandes un decreto comunal lo despenaliza para deportistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de agosto de 1998